Una de las necesidades básicas del ser humano es alimentarse. Además de necesaria, es un placer en el que invertimos buena parte de nuestros ingresos económicos.

Aunque no lo parezca, muchas veces, cada quincena gastamos grandes cantidades de dinero en salidas a restaurantes, comidas caras o, simplemente, al llenar la carretilla del súper solo porque tenemos dinero.

publicidad

Sin embargo, cuando se suman todos esos gastos minuciosos la cantidad es bastante grande. Aquí te dejamos 3 datos que debes corregir en tu rutina de consumo alimenticio, para ahorrar un poco de dinero.

Dejar de pensar en que “es un pequeño lujo que merezco”


Un gasto que nunca tomamos en cuenta, pero que está latente, es cuando vas a un restaurante y no ves los precios del menú. Generalmente, no es una actividad que realices siempre, y consideras que es un pequeño capricho que mereces saciar. Sin embargo, podrías ahorrarte un poco de dinero al revisar las opciones que te ofrece el menú, los precios y las cantidades de comida.

Comida casera para el trabajo

Es normal que el día que pagan decidas ir a comer afuera, y los días que le siguen también; sin embargo, este acto te genera muchos gastos que podrías ahorrar, si llevas comida casera para tu almuerzo. El gasto lo haces en los ingredientes y en el tiempo que inviertes para cocinar. Otro beneficio al hacer esto, es que cuidas tu salud, ya que eres tú quien cocina.

En cuanto a compras

Un error gravísimo es que, al recibir el pago quincenal, asistamos al súper sin una lista a comprar de todo lo que “necesitamos” y gastemos buena parte de nuestro salario en esto.

Hacer un listado de lo que realmente necesitas te permitirá no gastar en cosas que luego serán solo una mala inversión y una fuga de dinero. Además, te permitirá ajustar el dinero para cada gasto.

Lo importante de corregir estos errores es que nos permite ahorrar un poco de dinero que, poco a poco, se suma una cantidad que podrás invertir en educación, vivienda o vacaciones.

Una buena manera de mantener tu dinero guardado lejos de la posibilidad de gastos, es tener una cuenta de ahorros. Recuerda que, la institución bancaria, en la que realices esta transacción, deberá estar autorizada por la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) para captar depósitos del público.

Las entidades financieras que cuentan con la autorización de la SSF, también cuentan con la garantía de depósitos otorgada por el Instituto de Garantía de Depósitos (IGD). Esta garantía protege tus ahorros en el remoto caso del cierre forzoso del banco donde tienes tu dinero.

La garantía de depósitos es por cliente y por banco, hasta un límite de $10,171. Todas las agencias de las instituciones bancarias con depósitos garantizados por el IGD muestran un distintivo o calcomanía que los identifica. Las instituciones bancarias miembros del IGD son: Bancos, Sociedades de Ahorro y Crédito, y los Bancos Cooperativos.

Para conocer más sobre el IGD y si la institución bancaria donde depositas tu dinero es miembro del Instituto, llama al teléfono 2231-5700.