Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Abstencionismo o participación: ¿Cuál es mayor?

Rubén I. Zamora / Abogado, político y exdiplomático

sábado 7, abril 2018 - 12:00 am

El Artículo de la periodista de El Mundo, Yolanda Magaña del jueves 5, abril recoge los resultados de las elecciones de diputados presentados ayer por el TSE; lo encuentro extremadamente útil para un ulterior análisis político; sin embargo, difiero con su cálculo del abstencionismo; en El Salvador lo calculamos en base al padrón electoral, esto adolece de dos errores fundamentales que conducen a una evaluación errónea de la afluencia de votantes; paso a argumentarlos.

Calcular participación o abstencionismo, ponderando únicamente votos validos y tomando como base el padrón electoral no es lo correcto; la articulista calcula así un 46.6% de participación y una abstención de más de la mitad de la población -el 53.4%-. Este cálculo deja por fuera a miles de ciudadanos que concurrieron a depositar su voto y por ese mismo hecho no se abstuvieron. El Abstencionismo es un importante indicador del nivel de legitimidad de una elección y mide el nivel de cumplimiento de los ciudadanos y ciudadanas a su obligación cívica de votar, pero no debe confundirse con otro indicador que mide la calidad o preferencia de los votantes; por lo tanto, los votantes que anularon o dejaron en blanco su papeleta cumplieron con la obligación cívica de votar, ejercieron su voto; las opciones del votante activo, no son solo de escoger entre los candidatos presentados, sino también en NO ESCOGER NINGUNO YA SEA ANULANDO O DEJANDO EN BLANCO LA PAPELETA; excluirlos de la participación en el evento es un grave error y lo único que hace es aumentar el porcentaje de abstenciones, falseando la realidad. El voto nulo o en blanco suele interpretarse como un primer aviso de inconformidad del elector con los partidos o con el manejo de las elecciones. Aunque no tenemos los datos oficiales de votos nulos y en blanco, sabemos ya que éstos fueron no pocos miles y al incorporarlos, los porcentajes de abstención podrían cambiar y resultar que más de la mitad votaron.

En segundo lugar, calcular sobre la base del padrón electoral, estadísticamente es erróneo, pues, tenemos un padrón inflado, ya que por un lado, miles de ciudadanos fallecidos continúan registrados y por otra, la gran mayoría de nuestros migrantes con DUI, y por tanto en el Padrón electoral, se ven imposibilitados de votar; el cálculo más conservador es que de los tres millones en la diáspora, más de la mitad están en edad de votar pero NUNCA HAN PODIDO HACERLO y el porcentaje de los que lo hacen es bajísimo.

publicidad

Lo anterior significa que los votantes reales no son los cinco millones que el padrón actual acumula, sino muchos menos; la articulista pareciera reconocer esto, pues nos dice: “suponiendo que no hay fallecidos o emigrantes”, pero ésta es una suposición imposible porque los hay. Contar a muertos o a personas realmente imposibilitadas para votar, como absentismo es un contrasentido.

¿Se podrá afirmar entonces que desconocemos la dimensión exacta de la participación y abstencionismo electorales? Yo estaría de acuerdo, pero añadiría, que el padrón como base debe descartarse, pero contamos con una base alternativa más confiable.


El padrón, con más de cinco millones de ciudadanos, es imposible; basta hacer un simple cálculo para comprobarlo: dado que la población votante debe ser de más de 18 años cumplidos, y según las proyecciones del último censo de población, la población total alcanza los 6.5 millones y de éstos, los menores de 18 años rebasan los 2.5 millones; conclusión matemática, la población votante de El Salvador no puede exceder los cuatro millones, pero, nuestro padrón electoral tiene más de cinco millones… está inflado y, en consecuencia, nos da resultados erróneos.

Alternativamente, si utilizamos como base los datos del censo, que son más confiables, deberíamos recalcular la base de posibles votantes reales y dejarla en cuatro millones; con estas cifras podremos afirmar con seguridad que en El Salvador el abstencionismo es menor del 50 %, pues, como muy bien dice la articulista de El Mundo: “El 4 de marzo, acudieron a las urnas más de 2,366,345 salvadoreños” o como el TSE afirmó los votantes fueron 2.4 millones; en un cálculo aproximado, nos dara un 60 % de participación electoral, pero aun nos quedaría un 40 % de abstencionismo, que a todas luces es preocupante.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

La droga: “poder político”

El político se hace, luchando por lograr el poder político y luego, si tiene éxito, administrándolo. Este …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.