Cerrar [X]

Buenos Días

Abusados, entre la espada y la pared

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 4, julio 2017 - 12:00 am

Soy de los que cree en apoyar a las autoridades en esta difícil tarea de la seguridad pública, pero uno no puede callar cuando escucha testimonios de gente que conoce sobre abusos que cometen militares y policías en comunidades urbanas y rurales.

Un compañero de trabajo me narraba la semana pasada cómo un grupo de soldados se metió a su casa, en su ausencia, evidentemente sin su autorización. Otro colega me contaba cómo llegaron policías y militares a su colonia a exigir que tuvieran todos los vecinos las puertas abiertas para buscar a no sé qué delincuente. Por supuesto, no había ninguna orden judicial de allanamiento, pero la amenaza de que “el que no abra la puerta, se la quebramos”, era más poderosa que cualquier argumento que una mente razonable pudiera tener. Todo esto ha sucedido en zonas urbanas, pero también conozco testimonios en zonas rurales.

Un grupo de jóvenes se tomó unas cuantas cervezas en una playa de nuestro litoral y decidieron ir a comprar -a pie- más cervezas a un lugar cercano. Una patrulla de soldados los interceptó, los golpeó y les robó -ese es el verbo correcto- el dinero que llevaban. Las comunidades campesinas conocen también experiencias similares y abundan estas historias.

publicidad

¿A quién acudir? El argumento de los mandos militares y policiales cuando uno habla de estas historias es que es una “campaña” contra las autoridades, pero cuando uno conoce de primera mano esos casos, no puede ser que sea una coincidencia ese comportamiento en lugares tan diversos.

Si las autoridades no corrigen este comportamiento, lejos de ayudar a fomentar el apoyo de la población hacia policías y soldados, van a profundizar la desconfianza y obligarán a la ciudadanía a estar entre la espada y la pared, entre agentes del Estado que abusan y delincuentes que los matan.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.