Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Adiós 2016

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 26, diciembre 2016 - 12:00 am

Este bendito año 2016, ha llegado a su última semana, y se carga de recuerdos de los hechos ocurridos en este período de tiempo, dejándonos grandes impresiones de los sucesos familiares particulares, y nacionales públicos. En el ambiente familiar, habrá sucesos que a cada quien afectan con actividades gratas o tristes, que ocurren según las normas naturales de vida.

Nacimientos de familiares y amigos, asi como decesos de parientes o amistades son emociones que solo el tiempo puede borrar. En la vida nacional, los sucesos políticos también dejan profundas huellas, que nos sorprenden porque pese las experiencias del pasado, que no deberían asombrarnos más, son superadas por nuevos sucesos que sobrepasan las expectativas que en ocasiones nunca imaginamos que podrían ocurrir.

Uno de estos hechos que más ha golpeado a la opinión pública, es el destape de la corrupción que se ha observado en todos los niveles de gobierno, entre las cuales, sobresalen las cometidas por los más elevados funcionarios del Órgano Ejecutivo,  y de los cuales uno se ha exiliado, evitando de esa forma su arresto y responsabilidad civil y penal recibiendo la protección del discutido gobierno de Managua, y el otro guardando prisión preventiva en bartolinas de las autoridades cuscatlecas.

publicidad

En ambos casos, estos despreciables individuos, que en su momento gozaron de prestigio y honores, aún  sostienen su inocencia ante todas las instancias judiciales y periodísticas, pese al volumen que opera en contra de sus alegaciones. También, es de admirar los esfuerzos de la actual autoridad Fiscal, por imponer juicio y freno a estos personajes, y muchos de menor relevancia, pero que de alguna forma, no generan lástima, ni respeto ya que faltaron a la confianza de los salvadoreños que los llevaron a esos altos puestos que desempeñaron; a sus partidos políticos que confiaron en sus personas como los mejores candidatos, como personajes probos, y a sus familiares, que sufrirán el recuerdo de sus bajas acciones, como herederos, de quienes, sin ningún escrúpulo, se burlaron de la magnanimidad de la ley, en beneficio propio y familiar.

Es contrastante como al descubrirse las formas descaradas o sutiles para adueñarse de los recursos públicos que tanta falta hacen al pueblo, (salud y educación) el salvadoreño común se da cuenta que, las instituciones encargadas de proteger las finanzas nacionales han fallado estrepitosamente en su sagrada misión que el mismo Estado les ha confiado. Más triste es darnos cuenta que altos funcionarios, supuestamente, con conocimientos especializados de las leyes, como Fiscales Generales o Presidentes del Órgano Judicial, aparecen con patrimonios injustificables ante las instituciones estatales y que demuestran un deficiente y pobre control de las finanzas estatales.


Dentro de tales desastres de honradez y probidad aparecen en primera fila, la vergonzante Corte de Cuentas de la República, la anterior Fiscalía General, la presidencia de la “honorable” Corte Suprema de Justicia, que en el devenir de su hacer público de vigilantes, han fracasado estrepitosamente, en perjuicio de todos los salvadoreños.

Da vergüenza –por lo menos a la gente honrada de nuestro país- como se ha colocado a El Salvador ante la ventana del mundo, y ante naciones modernas y desarrolladas, tanto como a naciones débiles y sub-desarrolladas, la forma en que se manejan las cosas públicas, sin ninguna consideración legal, material o moral, sobre los valores de las sociedades ideales en la protección de sus súbditos. Y todo lo anterior, seguido de un ánimo de continuismo que tiene al país en bancarrota, endeudando a generaciones que ni siquiera han pensado nacer, aseguradas a venir a este sub mundo a vivir en pobreza, cada vez más extrema. Pareciera que nadie se da cuenta de que El Salvador carece da la capacidad de rescate, porque altos funcionarios siguen en cargos, pese a la manifiesta incapacidad.  Terminar el año sin presupuesto es la prueba de lo dicho. Bienvenido 2017.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.