Cerrar [X]

Economía

Apostar por agro, comercio y construcción genera el mayor impacto en empleo

Maryelos Cea / Uveli Alemán

lunes 26, febrero 2018 - 12:03 am

Inyectar $1 millón en el sector agropecuario, el comercio  o la construcción genera mayor impacto en el empleo que si se destinara a otras actividades económicas, sin embargo, los puestos de trabajo que se crean son precarios, revela un informe de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA).

El reporte “Análisis Socioeconómico de El Salvador 2017”, la UCA estima multiplicadores de empleo. Con base en datos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) de 2015, el análisis concluye que el sector primario de la economía – las actividades agropecuarias – genera un promedio de 143 puestos de trabajo por cada $1 millón que aumenta la demanda en este sector.

La producción de café oro, granos básicos, caña de azúcar, así como la ganadería, la avicultura y la pesca generan un promedio de 150 empleos.

publicidad

En el sector secundario, donde se encuentran la manufacturas, se generan 77 puestos de trabajo y dentro de este rubro destaca la construcción, con un promedio de 120 empleos. Las otras ramas de este sector reportan entre 50 y 80.

Una inyección de $1 millón en el sector terciario de la economía, es decir, el comercio y servicios, genera un promedio de 88 empleos, pero estos pueden llegar a 133 si este aumento de demanda se registra en el comercio o en restaurantes y hoteles.


Pero son empleos precarios

Durante la presentación del informe, Mario Montesino, investigador y consultor de la UCA, explicó que aunque  los sectores primario y terciario son los que generan más empleos, suelen ser puestos de trabajo precarios por la incertidumbre laboral y la falta de seguridad social.

El informe indica que el aumento en la demanda tiene mayor impacto en el empleo cuando proviene de los agentes económicos por cuenta propia (50 empleos en promedio) que cuando se tratan de empresas que forman parte del régimen del ISSS (10).

El sector secundario es diferente. “Se tiene un sector de la manufactura que crea menos empleo total, más empleo asegurado y menos empleo por cuenta propia que el sector agrícola”, explica el reporte.

En el terciario también la generación de más empleo vía empresas por cuenta propia es mayor y los puestos de trabajo formales son 30 % inferiores a los estimados para la manufactura.

El investigador enfatizó que para cambiar la precariedad laboral se requiere “modificar la estructura a través de una inversión que convierta a una parte de este sector informal o por cuenta propia en empleados con condiciones adecuadas de ingresos y que se generen nuevos empresarios de este sector”.

Esta inversión debe estar, agregó, centrada en elevar el empleo total, potenciar los sectores informales y por cuenta propia para crear nuevos empresarios, así como elevar la cobertura de la fuerza de trabajo.

Mejores estadísticas

La estimación de los multiplicadores de empleo contenidos en el informe de la UCA se realizó a través de la elaboración de una matriz insumo-producto (MIP), una tarea que fue el corazón de la tesis “Multiplicadores de empleo para El Salvador 1990-2015: una propuesta de revalorización del análisis insumo producto”.

La tesis de los ahora graduados de Ciencias Económicas de la UCA, César Rodríguez, Luis Flores, César Vásquez y Francisco Rodríguez contribuyó un proyecto de dicha universidad para actualizar la matriz insumo-producto de El Salvador.

La tesis, además de calcular multiplicadores de empleo, deja al descubierto la necesidad de mejorar las estadísticas que ofrecen entidades como el Banco Central de Reserva (BCR). La última vez que BCR calculó “lo más parecido” a una MIP fue en 1978, indicó Flores, uno de los autores del trabajo.

La MIP retrata en detalle el proceso de producción, el uso de bienes y servicios, así como los ingresos que se obtienen con dicha producción. Para elaborarla, se necesitan los llamados Cuadros de Oferta y Utilización (COU).

Para calcular la MIP se utilizó la metodología de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), pero El Salvador no ofrecía todos los datos necesarios. Por ejemplo, el BCR no publica desde 2007 dos variables clave para convertir COU en MIP.

Estos vacíos implicaron aplicar medidas como adoptar la estructura productiva de Nicaragua – la economía centroamericana más parecida a la salvadoreña – para estimar datos que no están disponibles para El Salvador.

“Tras la revisión del sistema de contabilidad nacional salvadoreño, se está ante una necesidad real de mejorar la información estadística, tanto para que esta sirva de insumo de calidad para la investigación económica y social, como para la transparencia misma del accionar del aparato público”, concluye la tesis.

¿Empleo formal o informal?

 

Primario

En este caso, el mercado formal no es el principal generador de empleo: si la inyección de $1 millón se hace en agentes por cuenta propia, se generan 50 empleos, frente a los 10 vía agentes formales.

 

Secundario

En este sector, los empleos directos e indirectos que se generan son mayores si la inyección se hace a través de las empresas que aseguran a sus trabajadores a través del ISSS, señala el documento.

 

Terciario

Su capacidad de creación de empleo formal es menor respecto al de la manufactura. “La generación de trabajo por cuenta propia es indiscutiblemente mayor que en la manufactura”, concluye.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.