Cerrar [X]

Economía

Asesores de Gobierno alemán dicen salida de Grecia reforzaría el euro

lunes 23, febrero 2015 - 12:00 am

 La canciller alemana, Angela Merkel (izda), ofrece una rueda de prensa junto al presidente galo, François Hollande (dcha), en París (Francia) hoy, viernes 20 de febrero de 2015. Merkel visita a Hollande para tratar sobre todo la crisis en Ucrania y la negociación con Grecia. EFE

La canciller alemana, Angela Merkel junto al presidente galo, François Hollande. EFE

Cuatro de los cinco miembros del Consejo asesor de economistas del Gobierno alemán consideraron el viernes que una eventual salida de Grecia de la moneda única no tendría por qué debilitar a la zona euro, e incluso podría fortalecer “la credibilidad de su marco institucional” y su “integridad”.

En un artículo que avanzó la edición digital del diario “Frankfurter Allgemeine Zeitung”, los cuatro “sabios”, junto al secretario general del Consejo, advirtieron de que ceder ante Grecia y abandonar la senda de la austeridad y las reformas puede impulsar una radicalización política en otros países en crisis.

publicidad

Partidos populistas, alertaron, podrían exigir salidas fáciles y falsas soluciones para la crisis, con consecuencias fatales para la eurozona.

En opinión de estos expertos, en última instancia y en las actuales circunstancias, un “Grexit” podría tener repercusiones positivas y no generar “el caos”. Según apuntaron, el Gobierno del primer ministro griego, Alexis Tsipras, realiza un “análisis incorrecto” de las alternativas de política económica y muestra una apreciación “errónea” de la negociación internacional. “Amenaza con empeorar significativamente la situación”, destacaron Lars Feld, Christoph Schmidt, Isabel Schnabel y Volker Wieland.


Sin embargo, los cuatro “sabios” consideran que no se puede decir que la política de austeridad y consolidación fiscal haya fracasado.

También el presidente del Instituto de Investigación Económica alemán (IFO), Hans-Werner Sinn, recomendó a Grecia salir de la zona del euro y aplicar controles a la circulación de capital para evitar fugas de depósitos.

“La línea actual de dar créditos y seguir en el euro no ha funcionado. Hace cinco años, tuvimos la discusión de la salida de Grecia del euro y desde entonces los créditos públicos que ha recibido Grecia han subido desde 50,000 hasta 250,000 millones de euros y el desempleo se ha duplicado”, recordó.

El ministro de Finanzas griego, “Yanis Varufakis, ha constatado con razón que este curso no funciona”, consideró Sinn, autor del libro “La trampa del euro” (“The euro trap”, 2104). Sinn está convencido de que, si Grecia hubiera salido de la zona del euro hace cinco años, cuando empezó la crisis, “estaría ahora en una situación mejor”.

Grecia ha recibido 240,000 millones de euros en dos programas de rescate de la UE, su Banco Central (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero su deuda, cifrada en 317,000 millones a fines de 2014, ha aumentado hasta el 185% de su PIB.

“Si vuelven al dracma y efectúan una devaluación, su economía florecerá de nuevo. Tras dos o tres años, la economía comienza”, razonó el responsable del IFO, un instituto que elabora el índice de confianza empresarial en Alemania. Asimismo, opinó que Grecia “podría mantener jurídicamente la pertenencia al Eurosistema”.

Que La “radicalización política” de Grecia se produzca en otros países de Europa “es un peligro latente y por ello es importante que las reformas necesarias para permanecer en la zona del euro sean aceptadas con conocimiento a fondo”, según el economista.

El presidente del IFO sugirió: “debemos permitir que un país pueda salir del euro y, en vez de demonizar la salida, deberíamos definir un camino ordenado para ese tipo de salida”. Sinn opinó también sobre la deuda griega y las intenciones del nuevo Gobierno de conseguir una quita, que rechazan sus socios europeos.

¿Qué pasaría si Grecia sale del euro?

Un análisis de BBC Mundo recuerda que, hasta hoy, ningún país ha salido del euro. El primer ministro saliente de ese país, Antonis Samaras, advirtió que los estándares de vida podrían caer 80% en las primeras semanas de la salida y el país se quedaría sin euros al no poder pedir prestado a nadie, teniendo que pagar beneficios sociales y sueldos de empleados públicos en pagarés. Además, los ingresos por impuestos caerían y el Gobierno podría financiar el gasto imprimiendo dinero, pero una posible depreciación de la divisa podría encarecer la comida y medicina.

Se estima que el gobierno no podría repagar sus deudas, que actualmente llegan a cerca de $364,000 millones, en su mayoría adeudado a gobiernos y agencias europeas, así como al Fondo Monetario Internacional, por lo que se tendría que imponer un congelamiento a los retiros de los bancos y limitar el dinero que la gente podría sacar del país. En el más largo plazo, la economía debería beneficiarse de tener una tasa de cambio mucho más competitiva, además se enfrentaría la posibilidad de un aumento fuerte de la inflación.

La inestabilidad financiera de esta situación podría propagarse a otras partes de la eurozona, pero en este punto, las acciones del Banco Central Europeo (BCE) serán claves, por su compromiso de “hacer lo necesario para proteger al euro”. Dicho compromiso se reflejó en 2012 cuando el banco prometió pagar las deudas de los gobiernos cuyos costos de pedir prestado se veían afectados por el temor de que ellos dejaran el euro. Además, está el programa mediante el cual se compra deuda gubernamental de la eurozona, mientras afectaría la confianza de otros bancos.

Las empresas griegas enfrentarían un “desastre legal y financiero”, pues algunos contratos regidos por la ley griega se convertirían a la nueva moneda y otros seguirían en euros. Las empresas griegas con grandes deudas en euros no podrían pagarlas con una divisa devaluada y podrían enfrentar la bancarrota, daños que alcanzarían a sus acreedores y socios extranjeros. Podría reducirse la inversión, el gasto de la población y producirse una recesión, en un escenario donde las importaciones se encarecerían para ellos.

Podría enfrentar consecuencias políticas pues se debilitaría la idea de que el proyecto euro es “irreversible” y dar impulso a fuerzas políticas contestatarias. La publicación recuerda que en España, el partido izquierdista antiausteridad Podemos ya está ganando terreno, mientras que en Portugal hay una creciente fatiga con los planes de austeridad, y también van a las urnas este año. Citando a un abogado en el BCE, “la retirada de la Unión Monetaria Europea sin una retirada paralela de la Unión Europea sería legalmente imposible”, por lo cual se tendría que buscar la forma para mantener a Grecia dentro de la UE.

240,000 millones

Grecia ha recibido 240,000 millones de euros en dos rescates.

185%

La deuda de Grecia a fines de 2014 aumentó a 185% de su PIB.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.