Cerrar [X]

Editorial & Opinion

“Así estamos”… en libertad de expresión

Sherman Calvo / Publicista

Viernes 30, Junio 2017 - 12:00 am

La onda expansiva de las restricciones y prohibiciones llegó con todo su poder silenciador a Latinoamérica años atrás. El modelo socialista  del siglo XXI, para no tener voces en contra, sigue asestando duros golpes a un mundo que intenta avanzar con gobernantes respetuosos de la libertad y las oportunidades de progresar.

Debemos reconocer que la libertad de expresión del pensamiento, es la base de todas las libertades y constituye el pilar fundamental de la democracia. Definitivamente no puede haber democracia sin el ejercicio de un periodismo libre, independiente y constructivo. El cierre de espacios periodísticos es también una grave  amenaza a la libertad de expresión comercial, porque atenta contra el derecho que tienen las empresas de promover a través de la publicidad, todos los productos y servicios legalmente producidos y distribuidos.

Acciones dictatoriales de gobernantes que buscan conservar el poder para siempre cortan la libertad de expresión, que es a su vez, el oxígeno de la comunicación comercial. Venezuela es el país con mayores restricciones a la publicidad en nuestro continente, después de Cuba, ¡qué coincidencia!

publicidad

Al igual que el periodismo, la publicidad veraz, responsable, libre e independiente, es la mejor contribución que la industria de la publicidad puede hacer a la economía y a la libre empresa en un país democrático; sin embargo, agendas políticas de la “Revolución Bolivariana”, se sobreponen al sano ejercicio democrático, manipulando la realidad de los hechos para generar adeptos a una opinión pública distorsionada, que apoya y aplaude el cierre de medios en flagrante atropello, tanto a la libertad de libre expresión del pensamiento, como a la libertad de expresión comercial.

El ejercicio de un periodismo libre e independiente, que ejerza la crítica constructiva en un plano de ética profesional, constituye una herramienta útil y necesaria para perfeccionar la democracia, promover la paz, los derechos humanos, la tolerancia y la solidaridad social. Nunca debemos olvidar que la libertad de expresión y el ejercicio de un periodismo profesional, objetivo, imparcial y crítico, es la garantía de la democracia.


Recientemente conocimos con gran preocupación, que esa onda expansiva llegó al programa “Así Estamos”. El periodista  Rafael Domínguez, canceló su programa “Así estamos”, debido a presiones: “Nos vamos del aire porque hay gente a la que no le gusta que se le digan las cosas tal como son; no les gusta la manera cómo nosotros abordamos las temáticas (…) nos vamos porque esa gente está presionando para que nos saquen del aire. Así de sencillo”, argumentó el periodista Domínguez en una de las últimas ediciones de su programa “Así Estamos”.

El periodista enfatizó que la censura de la cual ha sido objeto, tiene que ver con “la gente que todavía no se enteró que el país vive en democracia, que el país necesita escuchar la verdad o al menos escuchar puntos de vista diferentes”, recalcó.

Esta condenable “presión” viene a sumarse a otros casos que ha señalado la SIP en contra de la libertad de prensa en nuestro país. Cuando un país, así como el nuestro, goza de plena libertad de expresión, se acrecienta la responsabilidad de todos los sectores sociales, económicos y políticos, adquiriendo los medios de comunicación un mayor compromiso de informar con responsabilidad.

Es un hecho incuestionable que en el marco de la sociedad moderna y democrática, los medios de comunicación constituyen un poder social con capacidad y responsabilidad de construir opinión pública sana e inteligente para el logro del bien común. Sería una desgracia para nosotros los salvadoreños, no tener la libertad de expresión en todas sus formas y aceptar en ella, controles que nunca toleraríamos en ninguna otra esfera de nuestra vida.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.