Cerrar [X]

Entretenimiento

Black Panther: el héroe atípico de Marvel

Atilio Flores

viernes 16, marzo 2018 - 12:00 am

Ante una turba de secuelas y adaptaciones de cómics a la pantalla grande, Black Panther arribó con un perfil bajo ante la amalgama de héroes que ha cosechado la Casa de las Ideas de Marvel en sus primeros 10 años cinematográficos.

Pese a ser un año que prevé un estreno espectacular con “Avengers: Infinity War”, esta antesala nadie la veía venir. No es que precisamente no sepamos que Marvel se dedique solamente al género de superhéroes, sino es el hecho de que nos entregue una historia atípica de los mismos.

Quitarse de encima el tabú de que una película de héroes, es sinónimo de grandes destrucciones que involucran momentos épicos con desenlaces cargados de acción y, sin tocar temas sensibles de la sociedad, más que el de los propios protagonistas reforzando el patriotismo americano, es algo que difícilmente se niegue en los productos culturales que provienen de Estados Unidos.

publicidad

“Pantera Negra” rompe esta mítica de la Teoría del Cultivo planteada por Gerbner y Gross, quienes establecieron que dichos productos culturales hacen una legitimación de la violencia, discriminación de la mujer hacia roles secundarios, además de representar el patriotismo y confirmar la segregación racial de las minorías étnicas; por lo que la grandeza de “Black Panther” radica en contradecir todo ello.

El director y escritor de la cinta, Ryan Coogler, nos trae una historia que centra la transformación que sufre T’Challa, de ser un simple príncipe a ser el rey de Wakanda, una de las naciones más ricas y auténticas de los cómics de Marvel, la cual permanece invisible ante los ojos del mundo. Si bien su película en solitario sirve como trampolín para atraparnos con el personaje, Coogler evoluciona la idea a un mensaje lleno de denuncia hacia la desigualdad, la raza y la política contemporánea.


El personaje de Black Panther, interpretado por Chadwick Bosseman, quien fue introducido desde “Civil War”, la tercera entrega de Capitán América (2016), nos traslada desde su última aparición tras el deceso de su padre en los atentados de Sokovia. T’Challa deberá  enfrentar los retos que enmarcan su coronación como sucesor del Rey  T’Chaka, a su vez de librar una batalla que ejemplifica el liderazgo y la abnegación de un rey por su pueblo.

Bosseman encarna un rey de apariencia fría y calculadora, no obstante, su corazón noble, le hace razonar más con sus sentimientos, llevándonos a reflexionar las palabras de su padre: “Eres un buen hombre, con un gran corazón; pero es muy difícil para un hombre así ser un rey”. Siendo esta paradoja la que deberá afrontar en todo el filme.

La singularidad que presenta Marvel en esta cinta es brindar apertura a un  nuevo mundo que conecta inmediatamente con lo ancestral de las tribus autóctonas de África, aunado con el imaginario tecnológico que presenta en torno al “vibranium”, el metal más resistente del universo Marvel, y cómo su posesión en las manos equivocadas puede ocasionar una guerra y dictadura mundial, mezclados en una historia de conspiración y drama familiar que mantiene una intriga de sed por el trono de Wakanda.

Otro aspecto importante del filme es el empoderamiento femenino que tiene, encabezado por un elenco que incluye a Angela Bassett, Lupita Nyong’o, Letitia Wright; y el papel estrella de Danai Gurira como Okoye, General de la guardia real, las “Dora Milaje”. Quienes con su talento en conjunto, impulsan a mantener incluso la película sin la necesidad de su protagonista.

No obstante, no se puede decir lo mismo del antagonista Ulysses Klau (Andy Serkis), quien tuvo un cameo en Avengers 2: “La era de Ultrón” (2015),  siendo lamentable que no duré más allá de la primera mitad del filme para ser totalmente opacado por Michael B. Jordan en la piel de Erick Killmonger. Pese a ello, Serkis perfectamente se desenvuelve encarnando la excentricidad y la locura, dando como resultado a un personaje memorable.

Michael B. Jordan personifica una figura que no se aleja del ideal de la lucha constante por crear una revolución. Su convicción de que las clases sociales bajas deben de tomar el control y recobrar todo lo que han perdido a través de las armas  es un mensaje claro para el capitalismo, el cual se sumerge en la explotación de los desamparados, así como también de estampar el emblema de la corrupción y la compra de voluntades.

Es aquí donde la fricción entre la calma, la “zona de confort” de los wakandianos  se  ve quebrantada con la aparición de este forajido que quiere reclamar el trono con base a la fuerza bruta y del derramamiento de sangre, ejemplificando el colonialismo y su déspota justificación de que sobrevive el más apto y  de aquellos que controlan los recursos; “los conquistadores y los conquistados”.

La interpretación de Jordan lo enmarca dentro de los mejores villanos que Marvel ha tenido, junto a Michael Keaton como el “Buitre” en Spiderman Homecoming; Cate Blanchett como “Hela” en Thor Ragnarok;  y Jeff Bridges como “Obadiah Stane” en Ironman.

Pantera Negra retrata a un héroe que por primera vez en la historia reivindica a la raza negra, haciendo un llamado a la unidad de la sociedad, así como lanzar un mensaje claro y contundente a la actual presidencia americana: “En tiempos de crisis, los sabios construyen puentes, y los necios muros”.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.