Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Cantidad sin calidad

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

sábado 3, junio 2017 - 12:00 am

El discurso presidencial del 3er año de gobierno, se caracterizó por ser una alocución llena de cifras sueltas, a lo que se sumó el reconocimiento de la crisis de las finanzas públicas del país, y al final se convirtió en una perorata con declaraciones de buenas intenciones, anuncios y exhortaciones.

El gobernante dividió su discurso en ocho secciones. Las siete primeras partes las ocupó para describir cuáles han sido, según su apreciación, los logros alcanzados durante estos tres años de gobierno y, en la última parte de su disertación, hizo una serie de anuncios.

La Seguridad fue la primera parte del discurso, donde se destaca el intento del mandatario de hacer un abordaje integral de la delicada situación en que la delincuencia tiene sumido al país. Fue positivo escuchar la declaración que 2017 será el año de la lucha contra las extorsiones. No debemos olvidar que, según estudios, las empresas pagan más de $18,000,000 al año, solo por este flagelo.

publicidad

Sin ningún desarrollo, el presidente planteo que va a consolidar el Plan El Salvador Seguro en los 24 municipios priorizados y lo ampliará en 26 municipios adicionales; señaló que “el país cuenta hoy con más y mejores policías. Se capacitaron a cinco mil 322 miembros de la Policía Nacional Civil, en diversos cursos de actualización y especialización. Se mejoraron el equipamiento y las condiciones de los policías, militares y los custodios de centros penales, y además, entregamos un bono trimestral que aumentamos de $150 a $300”.

Según el ciudadano presidente, El Salvador es ahora un país más seguro y vamos por el camino correcto.


En donde el discurso se llenó de muchas cifras, pura cantidad sin calidad, fue en el tema social, donde la descripción fue grande: En el discurso se declara que  en estos tres años, se ha realizado “una histórica inversión social de más de siete mil millones de dólares”. Que incluye beneficiar con derecho a propiedad a más 143 mil personas, se mejoró el hábitat y acceso a viviendas  a más de 350 mil personas. Más de 11 mil jóvenes tuvieron acceso a créditos preferenciales, gracias al programa Casa Joven, del Fondo Social para la Vivienda, y Ciudad Mujer ofreció dos millones de atenciones, expandiéndose en la modalidad de Ciudad Mujer Joven.

Donde la copiosa lluvia de datos no le ayudó al presidente fue en Educación: Si hay 1.3 millones de estudiantes y se entregaron más de 38 mil computadoras y si el país tiene 5,212 escuelas y el modelo de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno se implementó en mil 700 centros educativos, a todas luces hubo una cantidad pequeña de resultados y no se mencionó la calidad del esfuerzo.

Es paradójico. Por un lado, en los hospitales la queja es que no hay medicamentos; pero en el discurso gubernamental del 1 de junio, se dijo que El Salvador continúa como segundo país en Centroamérica con los precios más bajos en medicinas, gracias a la Ley de Medicamentos que redujo los precios en un 35 %, por lo que las familias salvadoreñas se han ahorrado más de 340 millones de dólares.

Donde la profundidad de la crisis es grande e inocultable es en la economía: El presidente reconoció que las finanzas públicas atraviesan una situación difícil y sin anestesia reconoció que el sistema de pensiones ha colapsado y urge una reforma a fondo y también hizo un llamado, a todas las fuerzas políticas, a una misión que parece imposible: Un segundo Acuerdo Fiscal.

El discurso terminó con la reiteración del eslogan del presidente: “El rumbo está claro y las apuestas están definidas”: Seguirá “trabajando intensamente en la construcción de un El Salvador más productivo, educado y seguro”.

El más destacado de los anuncios al final de la intervención en la Asamblea Legislativa fue que dijo que se lanzará “la Política Nacional del Empleo que garantice el derecho al trabajo productivo y digno, en igualdad de condiciones para mujeres y hombres”; que se pondrá en marcha el Sistema Nacional de Protección a Mujeres Víctimas de la Violencia y se buscará fortalecer los derechos de los salvadoreños en el exterior, con la Política Nacional de la Persona Migrante.

El epílogo de todo es que en tiempo calendario, al gobierno le quedan dos años que tienen como eje transversal dos elecciones. Lo que el presidente tiene que hacer es mucho, el tiempo que le queda es muy poco.

Adenda: el discurso posterior en la calle: Eso, es otro nivel.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Las cosas que realmente importan

Le toca hoy, a las organizaciones de la sociedad civil, ponerse a trabajar en promover un debate ser...

MÁS INFORMACIÓN
Discusión de temas de interés publico

No hay que cansarse de repetir que para sacar adelante a El Salvador es indispensable promover una s...

MÁS INFORMACIÓN
Tanquetas en la ciudad

La militarización de la seguridad pública no es solución. La respuesta militar para enfrentar la ...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.