Cerrar [X]

Internacionales

Drama de niños migrantes no terminará pronto

AFP

jueves 21, junio 2018 - 5:52 pm

“Un proceso caótico”, “una locura”: sobrecargados de trabajo por la separación de más de 2.300 niños inmigrantes de sus padres en la frontera con México, abogados migratorios trabajan como “detectives privados” para reunirlos y denuncian la falta de planes del gobierno Trump al respecto.

Varias organizaciones que defienden en las cortes gratuitamente a menores que ingresan solos a Estados Unidos, sin papeles por la frontera sur, se confiesan desbordados por la política de separación familiar implementada por el gobierno estadounidense, y cuyo fin decretó el jueves el presidente Donald Trump.

“Estamos luchando muy duro para atender las necesidades de estos niños y ahora tenemos 2.300 niños”, además de los menores que llegan realmente solos a Estados Unidos “con necesidades tremendamente complejas”, denunció Wendy Young, presidenta de KIND, una organización que otorga ayuda legal gratuita a menores inmigrantes.

publicidad

Los miles de menores de edad que llegan a Estados Unidos sin papeles cada año no tienen derecho a un defensor público. Si no encuentran ayuda legal gratuita o no pueden pagarla, deben representarse a sí mismos en los tribunales.

La situación de los niños separados de sus padres “está poniendo presión en un sistema ya presionado, y esto fue hecho de manera intencional por el gobierno”, dijo Young en una teleconferencia.


Y aseguró que el gobierno no tiene un plan para asegurarse de que las familias separadas puedan comunicarse o reunirse luego.

“Sigue siendo un sistema caótico”, afirmó.

“Siento que mis servicios legales se han convertido en detectives privados, tratando de conectar los puntos con la poca información que tenemos, puede ser los nombres de los niños, la fecha de nacimiento (…) pero a veces los datos están incorrectos”.

Michelle Brané, directora de derechos de los inmigrantes en la Comisión de Mujeres Refugiadas, calificó la falta de planes de reunificación como una “locura” y relató las dificultades para conectar padres e hijos cuando éstos son pequeños.

A veces no saben su nombre completo, y solo son registrados con su apodo, contó, y relató el caso de una niña registrada como una menor de dos años, que usaba pañales. Hablabla quiché, una lengua maya, y nadie le comprendía.

Tras mucho trabajo, Brané halló que tenía en realidad cuatro años, no dos, su nombre era otro y su tía estaba detenida “en el mismo centro, encerrada en otra jaula”.

Alan Shapiro, médico de la Academia Estadounidense de Pediatría, dijo que ha visto en centros de detención niños con atrasos de desarrollo, que hablaban y ya no hablan, que controlaban esfínteres y ya no controlan, que están ansiosos y retraídos.

Dijo que el peor caso que vio fue el de un niño “mordiéndose el brazo, con una conducta de automutilación”, y describió las condiciones “realmente duras” con niños en jaulas, que pasan frío y con comida de pobre calidad y atención médica casi inexistente.

Trump advirtió que la “tolerancia cero” contra la inmigración ilegal continúa.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Quijano: Es indigno lo que ha hecho el presidente, al abordar crisis de Nicaragua

El presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, criticó este miércoles al presidente de la República, …

MÁS INFORMACIÓN
Meme Rivera deja de Hola El Salvador por esta nueva oportunidad

"El Meme" Rivera publicó en sus redes sociales que se está preparando para dejar el programa …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.