Cerrar [X]

Nacionales

Casi 40 mil homicidios en 10 años

Iliana Cornejo/Yessica Espinoza

lunes 16, octubre 2017 - 12:02 am

En un período de 10 años, es decir, desde el 1 de enero del 2008 hasta ayer, 15 de octubre del 2017, en el país ocurrieron 39,720 homicidios, según estadísticas oficiales.  Esto significa un 57 % del total de muertes registradas durante 10 de los 12 años del conflicto armado salvadoreño, según el informe de la Comisión de La Verdad, que señala que  entre 1980 a 1990, el conflicto armado entre el Estado y las organizaciones guerrilleras dejó un saldo de más de 70 mil civiles muertos.

Luego de la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992, el país entró a un contexto de postguerra, donde los gobiernos han implementado políticas públicas de seguridad para reducir delitos, entre estos, el cometimiento de homicidos.

Sin embargo, para el analista de derechos humanos, Benjamín Cuéllar desde la guerra civil hasta la actualidad, ningún presidente ha logrado implementar políticas que enfrenten esos niveles de inseguridad, ya que solo han provocado una reducción o aumento. “Ni la izquierda ni la derecha han tenido políticas públicas para enfrentar los niveles de inseguridad y de violencia en El Salvador en la postguerra”, señaló.

publicidad

Argumenta que todos lo han hecho con fines electorales y no con el fin de velar por la seguridad de las personas. “Se ha hecho en función electoral, buscando el voto, porque como siempre estamos en elecciones, vienen elecciones el próximo año, 2018, otra en 2019, otra 2021 y así. Entonces siempre estos partidos lo han estado haciendo en función de procesos electorales; la vida no importa, lo que importa es el voto”, sostuvo Cuéllar.

La misma postura maneja el analista político, Roberto Cañas al señalar que “la política pública de seguridad lo que están haciendo, que ellos entienden que tiene un componente de control y represión, que es la columna vertebral de su política,  no resuelve”. Acotó que la inseguridad del país no está dada solo por el delito de homicidios y que por lo tanto verla así sería un “error metodológico” en el análisis.


“No creo que sea suficiente usar como recurso analítico nada más el número de homicidios, el muertómetro, esa contabilidad de las muertes en el país. Aquí hay hurtos, secuestros, violación, lavado, trata de personas, tráfico de drogas, desplazamiento forzoso”, afirmó.

En el 2008, último año de gobierno del expresidente Antonio Saca caracterizado por el plan “Súper Mano Dura”, hubo 3,179 homicidios. En el primer año del mandato de Mauricio Funes, 2009, hubo 4,382 homicidios, pero en 2012 y 2013, tras la implementación de la tregua entre pandillas, los números bajaron a 2,576 y 2,513, respectivamente.

Las autoridades de ese entonces, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, destacó esa reducción como resultados positivos de las políticas de seguridad que estaban implementando. El analista Cañas explica que no puede catalogarse como “buena” la situación de seguridad de un país solo porque los homicidios han bajado y tampoco como mala porque  incrementen. “Que halla un muerto está mal, un muerto violento como resultado de la delincuencia es malo y en El Salvador no es uno, sino que 15 diarios”, manifestó.

El actual gobierno, liderado por Salvador Sánchez Cerén tomó posesión en junio del 2014, año que cerró con 3,942 homicidios según las estadísticas policiales. En el 2015, los homicidios se duplicaron llegando a 6,425, la cifra más alta en la historia del país.

A raíz de eso en el 2016, el gobierno  lanzó las medidas extraordinarias de seguridad como una de sus políticas para prevenir la violencia. “El combate frontal a la delincuencia acompañado de la prevención es el objetivo del Plan El Salvador Seguro. Nuestras propuestas, como lo hemos demostrado, son integrales y están sustentadas en principios de respeto a la democracia y los derechos humanos, con miras a la cohesión social y a la unidad nacional”, dijo en su discurso de lanzamiento el jefe de Estado.

Para Cuéllar, el conflicto social del país es “un mal” que solo superarse si los gobiernos cumplen con  tres componentes del Acuerdo de Ginebra de 1990. “Respeto irrestricto a los derechos humanos, democratización del país y tendría un gran impacto la unificación de la sociedad salvadoreña para enfrentar a sus dos grandes males: el hambre y la sangre”, dijo.

El mismo régimen económico, las mimas mañas políticas, y las mismas medidas para enfrentar estos grandes males: el hambre y la sangre, no han cambiado”
Benjamín Cuellar
Analista de derechos humanos

La política publica de seguridad o lo que están haciendo que ellos entienden que tiene un componente de control y represión que es la columna vertebral de su política, no resuelve”
Roberto Cañas
Analista Político




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Incendio consume almacén de plásticos en Calle Rubén Darío

Un incendio consumió esta tarde el almacén y tienda de productos plásticos Shangai, ubicado entre la …

MÁS INFORMACIÓN
Reprograman audiencia contra Genaro Ramírez

El Tribunal 3º de Sentencia de San Salvador reprogramó para el próximo 7 de diciembre, la …

MÁS INFORMACIÓN
Sube a cinco cifra de muertos por tiroteo en colegio de California

  Cinco personas murieron, incluyendo un presunto hombre armado, en un tiroteo ocurrido esta mañana cerca de …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.