Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Cerrando espacios

Rafael Domínguez / Periodista

jueves 15, junio 2017 - 12:00 am

El Gobierno continúa a paso constante aplicando sus ideas de control, esta vez es contra la prensa que visita el hospital Rosales, del cual se habla mucho como referente de la falta de medicamentos y del mal estado de la atención médica a los ciudadanos.

Pretender que por el silencio controlado de la información las cosas serán mejores es como pretender que el sol no alumbra porque yo tengo los ojos cerrados; quizá pueda engañarme a mí mismo, pero la realidad siempre será visible para todos los demás; por eso el Gobierno, aunque pretenda callar a la prensa, no podrá contener lo que los ciudadanos miran y reciben; en caso contrario, si todo estuviera bien y la prensa presentara lo que no es verdad, la misma gente defendería lo que le conviene. Esta libre demanda y relación con los medios es la que no entiende la señora ministra Violeta Menjívar, quien por tratar de callar la crítica primero dijo que un cargamento de medicina estaba por arribar, pero son sus viceministros los que la desmienten luego y aclaran que no saben cuándo llegará la medicina que la gente espera. Se puede mentir una vez, pero al final la verdad volverá a aparecer y será más difícil ganar la confianza cada vez.

Intimidar a los guardias del hospital Rosales con el despido o la suspensión sin goce de sueldo si un periodista entra al nosocomio es un abuso de poder y una amenaza directa al gremio informador que está no solo interesado en cubrir la noticia, sino  obligado a investigar lo que muchos ciudadanos reclaman, ante la falta de medicamentos y tratamientos. La prensa deberá actuar para responder las dudas y verificar lo que las autoridades dicen, no solo porque se dice, sino porque un hospital como el Rosales representa la inversión y la realización de la política pública de salud que se nos ofreció a los salvadoreños en la campaña electoral.

publicidad

Fue el Rosales el lugar al que primero llegó el presidente Sánchez. Haciendo alarde de una dosis de humildad y sencillez, apareció en los pasillos saludando a los pacientes, prometiendo mejor salud y mejor atención. Han pasado tres años de aquella visita y no volvió. Ahora manda cerrar las puertas a la prensa que informa a diario de lo que su política de salud no cumple. ¡Vaya hipocresía!

Pero esto de cerrar puertas también lo hicieron en su convención electoral del fin de semana. Lo impusieron igual en la reunión hace dos semanas allá en Cajamarca, para discutir el tema de pensiones y es cada vez más frecuente el abuso contra la libertad de prensa y el derecho a la información, sin que nos percatemos de que cada bloqueo es una vitamina para el autoritarismo y la impunidad.


Cada día son más los obstáculos para la prensa libre y más la desinformación gubernamental, que está acaparando presencia en medios creados y manejados desde el oficialismo, con aparatos más complejos de información gubernamental, creando la red de propaganda más grande nunca antes vista desde los tiempos de Napoleón Duarte y el PDC, que invirtieron millones de dólares en la construcción y consolidación de medios gubernamentales propagandísticos, importando periodistas y expertos en medios, en una mezcla informativa y de inteligencia de Estado, pero fracasado al fin, pues la verdad siempre rompe el cerco institucional de los totalitarios.

Los medios libres en El Salvador deben poner atención y no dejarse manipular, deben –al menor y más pequeño esfuerzo por limitarles– levantar su voz; porque cuando en una sola semana podemos sumar varios casos de censura o bloqueo, ya no es simple casualidad o la mente calenturienta de un mal político, estamos frente a una política de Estado para callarles.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.