Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Colones o dólares

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 1, mayo 2017 - 12:00 am

Cada país tiene la facultad de emitir su propia moneda y para el caso de El Salvador, nuestra moneda es el colón. La moneda de cada país es el medio práctico de realizar transacciones comerciales, porque vendedor y comprador recurren a un medio que sustituye a los bienes que se comercializan, haciendo la transacción mas cómoda.

Para efectos prácticos, pondremos un ejemplo: Supongamos que un agricultor produce cien quintales de arroz. Cuando este agricultor desee adquirir un vehículo, tiene que vender el arroz, o sea, convertirlo en un valor fácil de intercambiar para adquirir el vehículo. Obviamente el distribuidor de vehículos no tiene interés de cambiar el vehículo por arroz, de ahí que tiene que buscar un medio de pago que le produzca facilidad para vender su producto. Es entonces cuando surge ese medio, llamado moneda, que en la actualidad ha cobrado importancia capital y se ha vuelto insustituible. Pero los países también tienen necesidad de intercambiar productos de una nación a otra. Es entonces que la moneda de cada quien tiene que buscar su valor entre los países del mundo. De esa forma, las naciones grandes tienen mejor cotización en el mundo.

El dólar, la moneda de los Estados Unidos, es de las más sólidas dentro del comercio mundial. El colón, por el contrario, solamente mantiene su valor a nivel de su territorio y sus vecinos. De ahí que surge la tendencia a preferir los dólares sobre los colones. Así las cosas, en el gobierno de Francisco Flores, la administración pública decidió amparar la economía nacional en el dólar estadounidense, y decretó que éste también era un medio de pago válido. En ese momento, aunque el colón mantuvo su valor legal, los bancos, por iniciativa de las autoridades monetarias, retuvieron los colones a todos los clientes, y pusieron en circulación los dólares.

publicidad

Esta medida logró detener el alza de la moneda nacional en relación con el dólar, y su valor se ha mantenido en ocho colones con setenta y cinco centavos, para adquirir un dólar. Es necesario recordar que por décadas el colón tuvo un valor constante de dos colones con cincuenta centavos por un dólar. En la actualidad ha vuelto a la discusión, si se regresa a imponer el colón, y despreciar el dólar. En algunos círculos sociales que he podido escuchar opiniones, quienes pretenden volver al colón, desean aprovechar la principal ventaja que produciría el cambio: activar la máquina de fabricar colones, que es facultad del Estado, como entidad soberana.

Sin embargo –los economistas tendrán la última palabra– se corre el riesgo de que la crisis financiera que sufre el país actualmente (las finanzas públicas en decadencia, el impago de obligaciones, la enorme cantidad de préstamos a entidades financieras internacionales, etc.) obliguen al gobierno a hacer sus pagos a los acreedores nacionales en colones, con lo cual podrán salir de sus compromisos internos, pero ante el exterior, sus pagos se realizarán  obligatoriamente en dólares, ya que el dólar tiene respaldo mundial, y los colones sólo respaldo nacional.

Por tal motivo, consideramos que la propuesta de regresar al colón, en una visión realista, será más  perjudicial para el salvadoreño común, porque, según estadísticas actuales, El Salvador importa más cosas que lo que exporta, y eso crea un desbalance peligroso.

Como hemos observado, ya hay crisis con las pensiones, con salarios atrasados en los empleados públicos, y varios otros rubros que muy pronto estarán en mora. La aparente solución, será fabricar más colones para pagar con esa nueva serie de billetes, todos los pagos nacionales, con lo cual se evitaría el impago, pero esa nueva moneda, sería inflacionaria porque sería emisión sin respaldo del producto real de nuestro país.

En Venezuela está sucediendo el mismo fenómeno, pero  nuestras autoridades –viendo el caos venezolano– mantienen su declaración, de que “no vamos a cambiar de rumbo”. La ideología y la práctica, no siempre son coincidentes.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.