Cerrar [X]

Blog

viernes 14, julio 2017 | 8:53 am

REZANDO JUNTOS, Viernes 14ª Semana TO. San Mateo 10. 16-23. Ciclo A.
Comenzamos este dìa, con la confianza puesta en el Señor, en este dìa viernes de la 14ª semana del TO. Ponemos las intenciones que tengamos en esta oración.
Te busco, Señor, en este dìa y deseo acercarme y aprender de ti. Sé que hablas a mi alma y que deseas lo mejor para mì y me muestras el camino. Ayúdame a ser dócil a tu voluntad, a abrirme a tus designios y al plan de vida que tienes preparado para mí, pues sè que es lo mejor que me puede suceder. Haz que, siendo tu fiel servidor y sea ejemplo para los demás.
Meditemos en el Evangelio de San Mateo 10. 16-23.
Me invitas a ser sencillo y astuto, pues nos envìas como ovejas en medio de lobos, contrario al modo humano, me dices que camine con sencillez en medio de los criterios de la soberbia, prepotencia y autosuficiencia. Nos previenes que el camino està tapizado espinas y no solo de flores, que será arduo, lleno de desafíos y sacrificios, nos llevaràn a tribunales, nos azotaràn, todo por tu causa, es la oportunidad de dar testimonio de Tì ante ellos, Señor dame la fortaleza para no desfallecer y no dudar, ante las dificultades, vamos en contra corriente. Estoy seguro y camino en paz, pues sè que Tù pondrás en mis labios todo lo que tenga que decir. El Espìritu Santo hablarà por mi. Tengo esa certeza, que no me fallarà.
Tengo que ser perseverante y paciente, pues ahì està la salvación, aùn cuando nuestros mismos seres queridos, padres o hermanos no entiendan mi fe en Tì, o mis amigos se burlen, cuàntos años he tenido que esperar y sigo esperando, què duro es saber que incluso me odiaràn, cuàntas veces he sentido ese rechazo por tu causa y còmo me ha dolido, pero sè que al final, Tù reinaràs y los ganaràs para tu causa.
Hoy Jesùs, ante las actitudes o actos negativos que otros puedan tener conmigo, voy a responder con serenidad y comprensión, buscando no herir a las personas, pero sobre todo tendrè paciencia y mucha confianza en tì, especialmente por la conversión de ese ser querido que està alejado de la fe y peligra su salvación, te ofrezco los actos de este dìa, por èl.
Cuando todo parece destinado al fracaso, cuando la persecución, la crítica se haga más mordaz e incluso nos afecte personalmente, entonces quedará más claro el auténtico sentido y el fin de la vida del cristiano: dar testimonio y perseverar hasta el fin. Esta es la más genuina finalidad de la vida. Pero, ¿cómo ser capaces? Tu consejo es siempre tranquilizador: no os preocupéis, porque será el Espíritu el que hablará por vosotros. Así de claro y así de sencillo. Dejar al Espíritu Santo su parte de protagonismo en nuestra vida, dejarle actuar y no temer a los hombres. “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna” (Mt 10, 28).
¿Creemos realmente que lo más valioso en nuestra vida es precisamente nuestra alma? ¿Confiamos realmente en que sólo en Dios y en la fe encontramos la felicidad? ¿Estamos dispuestos a defender la verdad de nuestra fe a pesar de toda la persecución que nos pueda sobrevenir? Preguntas comprometedoras y necesarias.
Mi propósito en este dìa, rezar por aquellas personas que se muentran contrarias a mi fe, ser delicado, atento y sencillo, jamàs pagar por mal.
Mis queridos niños, Jesùs nos advierte que nos manda como ovejas en medio de lobos, tenemos que tener una confianza ilimitada en El y en el Espìritu Santo, ellos nos van a proteger y nos diràn todo lo que tenemos que hacer. Si estamos con Dios jamàs nos puede pasar nada.
P. Dennis Doren, LC