Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Como en la ley seca

Juan José Monsant Aristimuño / Exembajador venezolano en El Salvador

sábado 10, diciembre 2016 - 12:00 am

OPINIONEntre 1959 y 1963 la cadena de televisión estadounidense ABC produjo la serie Los Intocables (The Untouchables) de 118 capítulos; blanco y negro, por supuesto. La serie fue protagonizada por el actor Robert Stark, en el papel de agente federal Eliot Ness. El personaje existió, en realidad el propio agente, ya en su retiro, escribió sus memorias basadas en los hechos ocurridos en la ciudad de Chicago durante la vigencia de la llamada Ley Seca (1.919-1.933); ley, que por sí sola da pie para escribir un libro que retrataría el comportamiento social, la moral quejumbrosa del americano de entonces, digno de la pluma de John Steinbeck, o del contemporáneo Tom Wolfe.

El caso es que se impuso una corriente que atribuía la causa de los delitos, al consumo de alcohol. De allí que una buena parte de los activistas religiosos, presionaron al Congreso para que se prohibiera su venta, lo cual se hizo a través de una XVIII Enmienda Constitucional en 1.919; la consecuencia fue la aparición de bandas criminales dedicadas a la fabricación, importación, distribución y venta de bebidas alcohólicas. Fue entonces cuando nació la idea de crear un grupo de agentes federales con historial de incorruptibilidad para combatir el crimen organizado. Este fue el caso de Eliot Ness y sus intocables, que despertó la ira del propio Frank Sinatra y de la familia Capone.

En realidad, al margen del descalabro de las bandas criminales por la acción policial, los índices criminales bajaron con el despegue económico y con la derogación de la Ley, y de la Enmienda, mediante otra Enmienda (la XXI de 1.933), bajo la administración del presidente Franklin D. Roosevelt.

publicidad

Sobre la vida y tiempo de Eliot Ness se han filmado varias películas, aparte de la famosa serie; quizá la más importante fue la de Brian De Palma de 1987 teniendo como protagonistas a Kevin Costner, Sean Connery, Robert de Niro y Andy García, con música de Ennio Morricone.

Esta apretada crónica sobre Los Intocables y su aparición en la historia policial estadounidense, viene al caso ante la alarmante corrupción y subsiguiente impunidad del delito administrativo en nuestra región, y el clamor por combatirla a fondo. Allí están los ejemplos de Argentina, Brasil, México y Venezuela para señalar los más emblemáticos y, en lo específico de Centroamérica, los de Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador. La primera reacción ante la situación de ingobernabilidad, partió de Guatemala al solicitar ayuda internacional, a través de la ONU, para combatir el flagelo de la impunidad ante la comisión del delito contra la cosa pública, desde los entes gubernamentales. Y lo hizo con la creación de la CICIG en el 2006, seguido por Honduras en colaboración con la OEA, en enero de 2016.


En El Salvador, para regocijo de la ciudadanía, se ha observado como a través del Ministerio Público, en acción coordinada con la Sala Constitucional de la CSJ y, el apoyo de numerosas expresiones organizadas de la sociedad civil, se ha producido la primera condena por Enriquecimiento Ilícito desde 1959, recaída en un funcionario; la investigación y arresto de expresidentes y la suspensión del fuero legislativo a un exmilitar y congresista activo.

Pero también se observa resistencia a seguir ahondando en la raíz del flagelo, como si se quisiera mantener una gurimba segura para la consecución de dinero mal habido o disfrute indiscriminado del poder; y una férrea resistencia a cualquier cooperación con organismos internacionales, apelándose a la mal utilizada palabra soberanía.

Las condiciones se encuentran dadas, para la toma de decisiones en tal sentido: problemas económicos, desconfianza en los partidos y políticos, apoyo de la opinión pública y la necesidad de un nuevo Pacto Social que relance al país hacia el pleno desarrollo, garantizado por el insobornable control de los actos gubernamentales, expresados en su obligatoria rendición de cuenta y trasparencia, en la administración de los dineros públicos.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.