Cerrar [X]

Editorial & Opinion

¿Cómo pudieron hacernos esto?

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

miércoles 25, octubre 2017 - 12:00 am

Érase una vez un país pequeño que vivía en guerra. No sabía lo que era la paz.

Este podría ser el primer párrafo de una extensa novela histórica sobre El Salvador.

50 años de dictadura militar, 12 años de guerra y ahora, ¿cuántos años de guerra de pandillas? ¿25? A saber, ¿acaso importa ya?

publicidad

¿Cómo la clase política pudo hacernos esto? ¿De dónde tanta ineptitud para gobernar un país tan, pero tan pequeño en territorio?

Se me ocurren unos cuantos calificativos a suerte de respuestas: ineptitud (insisto), indiferencia, desidia, ceguera.


También podría decir que en parte es un acuerdo tácito entre los principales partidos porque existiendo la delincuencia, se puede vender miedo, siempre tan útil y en muchos casos efectivo, para conseguir los votos en las urnas.

Tengo el privilegio de escribir en diario El Mundo desde el 2006 y desde entonces he sido enfático sobre el problema de las pandillas, y contrario a lo que muchos podrían suponer, si bien he dicho que se trata de una guerra, de las nuevas guerras que se librarán en Latinoamérica (el fenómeno no es exclusivo nuestro), considero que el mayor esfuerzo debe hacerse en la prevención, que implica planes muy sesudos, prácticos, ágiles y con resultados comprobables (números, estadísticas).

También quiero recordar que la rehabilitación del delincuente condenado es igualmente de vital importancia.

No obstante ello, es imperativo el combatir el delito en el día a día, e incluso tocar el tema, para los cabecillas, de la pena de muerte. Así como los juicios de Nuremberg. ¡ESTAMOS EN GUERRA!

Bien, las pandillas son un fenómeno social complejo, en parte, por la descomposición (si es que alguna vez estuvo firme y cohesionada) la familia. Siempre he escuchado de padres borrachos, abusadores, mujeriegos, irresponsables. Desde tiempos de mis bisabuelos, y no solo en el campo, también en la ciudad. Esa descomposición no ha sido tal, creo yo, sino que siempre la hemos vivido, solo que ahora los muchachos tienen más ejemplos tomados de las películas y series de cómo vengarse de una situación que no pueden combatir.

Por otro lado, la proliferación de las drogas, las imágenes edonistas y sibaritas de los vídeos de hip hop, rap, ahora el nefasto reguetón, en lo que importa es usar a la mujer como un objeto, drogarse, pasar en eterna juerga: ¡Viva el sexo, las drogas y el reguetón! Y a eso sumarle las casi inexistentes vías de distracción, para utilizar su tiempo en culturizarse, practicar deporte. Todo eso ha contribuido en forma negativa.

Solo las iglesias católicas y protestantes han hecho una labor que debería haber cumplido el gobierno de turno. Dios las proteja, les dote de recursos y las haga prosperar.

Tantas cosas más que se pueden decir sobre las causas del desbordamiento del fenómeno pandilleril, que por cierto ya no son aplicables, ya que ahora las maras son un poder bien enraizado, cimentado en la sociedad, incluso se habla de que son protegidos sus miembros por las mismas comunidades que los ven como protectores y defensores.

La cosa se arruinó, y allí es cuando la Guernica nuestra se vuelve aún más patética que el cuadro de Picasso. La vida humana no vale nada en El Salvador. ¡Qué raro!

Matan, coaccionan, amenazan, secuestran, raptan, mutilan, extorsionan, se apoderan de empresas de transporte, gobiernan, etc. Nuestro Estado Islámico en casa.

¿Qué hace el gobierno actual? Por los frutos los conocerán, entonces puedo decir con seguridad: nada, no hace nada.

En Honduras se creó un tributo especial para prevenir y combatir la delincuencia. Se crearon leyes especiales; acaban de abrir los tribunales contra la extorsión, hay una policía especial contra la extorsión y los secuestros, se creó la policía militar como apoyo a la Policía Nacional, se depuró  esta última, sacando a más de tres mil miembros incluso involucrados en maras; se han abierto varias penitenciarías nuevas, se ha dotado de más recursos a la investigación, etc.

Esto es dar muestra de un serio combate a la delincuencia. Lo demás es pura laraca vieja.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.