Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Como un prisionero

Juan José Monsant Aristimuño / Exembajador venezolano en El Salvador

sábado 4, marzo 2017 - 12:00 am

No quiero volver a hablar del asunto, respondió mi interlocutora. Me dijeron que lo han visto en la Avenida Jiménez de Quesada y por los alrededores del Tequendama; se sube en los buses y comienza a contar su historia, mientras pide dinero para comer; pero es para embriagarse, perdió toda relación con la realidad. En una oportunidad lo busqué por el centro y lo encontré recostado en una pared, con los brazos cruzados sobre el pecho por el frío mañanero, me lo llevé a casa, pero desapareció nuevamente. Es posible que esté muerto, porque no he sabido más de él, la droga y el alcohol, dicen, pero yo creo que fue de desolación; encontró su manera de suicidarse sin pegarse un tiro, a falta de un arma de fuego. Limpio, con una marca en el corazón como lo cuenta García Márquez en Cien Años de Soledad, agregaría yo, porque la muerte debe ser digna si la vida no lo es.

En Barquisimeto, la Guardia Nacional lo capturó protestando frente al Consejo Electoral regional cuando Capriles perdió las elecciones, o las ganó según dijo. Lo cierto fue que lo metieron en una furgoneta blindada junto a otros detenidos, lo patearon, lo llevaron a un cuartel y lo siguieron jodiendo.

Cuando lo soltaron se fue a su negocio en Las Trinitarias, y al llegar no pudo abrir la puerta, le habían cambiado la cerradura, llamó a la propietaria y le dijo que tenía dos días para sacar sus cosas. Finalmente, obtuvo una explicación: le habían exigido que rompiera el contrato o le buscarían una causa. Dos días para buscar donde ponerlas para seguir con su negocio de mobiliario y adornos de fiestas. Después le llegó el citatorio del Tribunal Penal, le levantaron cargos por rebelión y violencia contra la fuerza pública. La acusación la hizo un Fiscal llegado de Caracas, porque no confiaban en los locales. El Juez le decretó medida preventiva de presentación semanal, hasta el momento de la sentencia.

publicidad

Lo acosaron los motorizados armados, las llamadas a media noche, dejó de afeitarse, dejó de dormir al solo pensar en las represalias, o terminar en una de las cárceles venezolanas controladas por las clicas de la Ministra de Penitenciaria, la activista chavista Iris Varela, mejor conocida en los bajos fondos como la Comandante Fosforito. Así que su futuro lo vio entre los colectivos armados y los “privados de libertad” (como eufemísticamente los castristas venezolanos llaman a los presos) de la desaliñada Comandante. Y se fue, simplemente se fue, logró llegar a Bogotá con su expediente bajo el brazo, donde una organización caritativa lo acogió y le dieron el calificativo de “refugiado político”. Y de allí en adelante por su cuenta, solo, abandonado, desarticulado.

Igual, en la Venezuela de Chávez mueren de mengua, con el estómago pegado a las costillas, con una bala en la cabeza o comiendo yuca amarga porque no saben distinguir la buena de la mala. Ya en tiempos de independencias Bolívar tuvo que prohibir a los soldados alimentarse de yuca, no todos eran llaneros, y los hombres de montaña no diferenciaban la venenosa de la comestible. A veces me pregunto si valió la pena esa gesta, y hubiera sido mejor haber continuado como colonia española, porque hoy seríamos algo así como región autónoma de ultramar. Aunque observando la semejanza de Rajoy con Fernando VII y a la España de Podemos, el final hubiera sido igual, pero sin las botas Tres Zetas, el queso manchego, los jamones serranos, Diego el Cigala, Alejandro Sanz, ni Mercedes Alaya, la jueza que evidenció el sistema.


Por todo ello, cuando pienso en el país que me adoptó o lo adopté, me convenzo que hay que proteger a El Salvador, aferrarse a la separación de poderes, al Imperio de la Ley y a la consecución del bienestar social, para no terminar como Venezuela; y no verse obligado andar por el mundo como un prisionero que camina en libertad en tierra extraña.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.