Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Contra el sufrimiento animal

Vanessa Núnez Handal / Abogada, docente y escritora salvadoreña, residente en Guatemala

martes 7, marzo 2017 - 12:00 am

Alfredito, el hipopótamo que “divertía a los niños”, tenía 29 años el día en que falleció en el Zoológico Nacional de El Salvador. Había llegado en 1978 desde Miami. Su entierro, en julio del 2004, fue llevado a cabo en silencio, sin la presencia de medios o personas ajenas a la institución. Lo mismo ocurrió con la causa de su muerte que, se dijo, se debió a una obstrucción en el intestino causada por una manzana. También hubo polémica. También se pidió una investigación y la destitución del director del recinto. Tanto la Fiscalía General de la República como Concultura prometieron auditorías para deducir responsabilidades. Nunca hubo resultados.

La vida de los hipopótamos en cautiverio, según declaraciones de médicos veterinarios aparecidas en medios en aquel entonces, es de 40 años y su dieta no incluye manzanas.

Concultura buscó de inmediato un sustituto. Éste fue encontrado en el Autosafari Chapín, en una pequeña cría de dos años y medio de edad. Hasta allá se desplazaron diversos medios para fotografiar la forma cruel en que el bebé, mediante carnada, fue encerrado en una jaula, separado de su familia que, de acuerdo a la crónica hecha por Lorena Baires, se mostró enfurecida ante la captura e intentó derribar el automóvil en que fue conducido. Hasta ese día la cría había nadado todas las mañanas junto a sus padres y abuelos en una amplia alberca que, aunque no era su hábitat natural, era mejor que el reducido y solitario estanque de cemento al que sería confinado en El Salvador.

publicidad

El animal llegó al Zoológico Nacional el 1º de octubre del 2004. Se mostró triste y su aislamiento causó preocupación en el personal del zoológico. Mediante un concurso fue bautizado como “Gustavito”. 26 mil personas acudieron al recinto el día en que fue mostrado por primera vez. Pero Gustavito permaneció desde entonces sumergido en su pileta lo que, según un medio escrito, “no ayudaba a su popularidad”.

La noche del miércoles 22 de febrero del 2017, el animal, según declaraciones de autoridades del parque, fue atacado con un picahielos, varillas de acero y piedras. Falleció la noche del domingo. Menos de 24 horas más tarde su cuerpo fue enterrado en su mismo recinto con una retroexcavadora. La prisa se debió, según el director del zoológico, a que se deseaba evitar el “morbo” que su cadáver podía causar entre el público. Luego saldrían a luz nuevas versiones contradictorias. A la fecha, todo apunta a que el animal murió por falta de atención veterinaria oportuna.


Pero estos dos animales no han sido los únicos que han fallecido en dicho recinto. Según la información publicada en otro medio de comunicación en enero del 2004, Yulú Cova, un cachorro de león de tan sólo cinco días de nacido, falleció tras ingerir alimento sólido. En noviembre del 2005 falleció la Osa Melosa, víctima de una inyección mal administrada que le causó una infección en una pata. En diciembre del 2008, Jambo, un tigre de bengala, falleció por complicaciones del sistema digestivo. En agosto del 2009, un canguro también murió, sin que las causas hayan sido descritas. La cebra Marty falleció en mayo del 2014, a causa de un cólico que le ocasionó un paro cardio-respiratorio. Sólo durante el 2013, continúa la misma publicación, fallecieron 36 animales. En el 2014, 60. Y durante el 2015, 34.

¿Ineptitud o falta de recursos? Será algo que las investigaciones debieron y deberán investigar. Lo cierto es que, careciendo de la obvia capacidad para cuidar de forma digna de estos animales, lo mejor sería que el Zoológico Nacional se concentrara en su labor de resguardo de especies en peligro y cese el triste espectáculo de exhibir animales maltratados en un país donde la muerte y la violencia, de todo tipo, es de por sí el pan de cada día.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Morales, el inconveniente ser inexperto

Guatemala amaneció el domingo 27 de agosto del 2017 convulsionada. Luego de la crisis profunda del …

MÁS INFORMACIÓN
Claves para comprender Guatemala

Jimmy Morales, era un comediante de mediano éxito en la televisión guatemalteca. En el 2011, se …

MÁS INFORMACIÓN
Los nuevos “Indignados”

El 21 de enero del 2017, tan sólo un día después de la investidura de Donald …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.