Cerrar [X]

Buenos Días

Cuatro ejemplos para realmente preocuparnos

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

jueves 11, enero 2018 - 12:00 am

En las últimas semanas del 2017, varios sucesos conmovieron a la opinión pública y nos siguen conmoviendo el hecho de que no han sido resueltos: el asalto a dos restaurantes de la colonia Escalón, el asesinato de un camarógrafo de un canal de televisión y la extraña desaparición de una agente del GRP a manos de otro policía.

Las estadísticas de los homicidios pueden bajar en el país un 25 % y es digno de reconocer eso, pero la inseguridad es algo más que un número. ¿Con qué tranquilidad puede una pareja o una familia acudir a cenar a un restaurante si corre el peligro de un asalto armado? Mientras no se capture a la banda que perpetró esos dos asaltos a los restaurantes, el temor de que pueda volver a suceder un hecho así, prevalecerá no solo en restaurantes, sino en cualquier negocio que congregue gente.

¿Qué decir del asesinato del camarógrafo Samuel Rivas en Ilopango mientras trabajaba de voluntario en la iglesia en la que se congregaba? Si un homicidio que tuvo ese nivel de exposición mediática no se ha resuelto en dos meses, ¿qué podemos esperar de las docenas de homicidios que ocurren en el país de gente anónima, humilde?

publicidad

El caso del GRP y su fiesta de fin de año es impresionante. ¿Cómo es posible que del mismo seno de la Policía Nacional Civil, en un grupo de élite, haya ocurrido este hecho tan oscuro y que dos semanas después no se sepa el paradero de la víctima?

Son inquietudes que tenemos los ciudadanos en materia de seguridad, que trascienden números y discursos. Esta es la causa real de la percepción de inseguridad de la ciudadanía, no los medios ni la oposición, es la realidad que necesita respuestas en investigaciones serias de las autoridades para acabar con esta ola criminal que sufrimos.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.