Cerrar [X]

Blog

lunes 13, junio 2016 | 1:39 pm

Dagoberto Nolasco

Influencia y Realidad

Por: Juan Glower

1

Los dibujos-pinturas del maestro Dagoberto Nolasco están muy presentes en la psique de la sociedad salvadoreña, pues su obra logra una simbiosis con el citadino salvadoreño, el cual nutre la imaginación del artista, quien lo expresa y al correr de los años, pues su primera exposición se remonta a 1971, lo que implica que con el correr de los años y la difusión que logra en los medios masivos, empiezan sus formas a ser parte de ver de todo capitalino y su forma de ver la vida. Es por eso que su obra está colmada, rebasada de formas que la componen,  casi igual que la ciudad que nos ha tocado vivir.

Los trabajos del maestro Nolasco tiene una sólida estructura sostenida por un excelente dibujo, lo cual nos indica que su obra es de la forma que él la desea, sin utilizar efectos u otros recursos para plasmar su idea y poder comunicarla.

2

La obra de don Dagoberto Nolasco se sitúa dentro del basto mundo surrealista, dentro de un sinnúmero de subcategorías como puede ser: realismo social, realismo mágico, simbolismo, etc.

De lo que sí, no queda duda, es que su obra es sumamente modernista en lo que se refiere a técnicas del dibujo que hasta el día de hoy están muy vigentes, siempre en una exquisita deformación de lo figurativo; figurativo colmado de un barroco en   la saturación de ideas y formas que las representan.

3

Las imágenes en su obra son identificables con las fisonomías y símbolos de la región, los que nos trae a constatar de como el maestro Nolasco inserta a la sociedad salvadoreña dentro de una obra modernista de corte surrealista y la colma de elementos que proyectan los miedos, los temores, las alegrías y las pesadillas de nuestro conglomerado, entonces tenemos que catalogarlo nuevamente, como un artista con un trasfondo psicológico-social de gran influencia no solo a los hacedores de arte de la región, pero a la misma sociedad.

El simbolismo del maestro Dagoberto Nolasco es muy palpable y directo al igual que toda su obra para que no quede duda de su significado, pero el conjunto de los mismos queda abierto a la interpretación del observador.

4

¿Cuántas personas con lentes recordamos que fueran sacrificadas?  ¿Qué pintaran de rojo a toda la población?   Parece decirnos que la gran mayoría de nosotros es responsable de ese crimen, de ese sacrificio: unos por llevarlo a cabo, otros por desearlo y el resto por dejarlo ocurrir.  Y el ojo de todos, de toda nuestra sociedad, de nuestra conciencia observando pasivamente mientras esto sucedía.  Es de esa forma que el artista interpreta la realidad, es de esa forma que deja un testimonio de todos nosotros pero,  parece que todavía no aprendemos que cada uno de nosotros es responsables de lo que acontece en nuestro, bello y adorable país.

5

Los materiales y técnicas favoritas de don Dagoberto son: la tinta china la cual combina con  un refinado dibujo que en el cual  resalta una trama que servirá de atmósfera a la obra.  A esto se le debe añadir  la técnica “wash”  (tonos desvanecidos) como aplicación del color, sin embargo, los contornos de las formas se destacan con colores sólidos e incluso la trama en las partes que desea destacar.  Proporcionando colores sutiles que añaden al estilo surrealista y personal de su obra, brindándoles misterio, lo fantasmagórico que desea obtener.

6

La simbología  y el color del maestro Nolasco ocupan un espacio importante para interpretar su obra de una forma acorde con el hacedor.  Por ejemplo, las mariposas más bien, los lepidópteros de gran tamaño, son muy recurrentes en su obra, los cuales son tatuados con diseños particulares. Nos dice que representan, para él, varias cosas, como presagio de la muerte, como la conciencia del conglomerado o sea el alma de la sociedad o del individuo.  Otro símbolo recurrente en su obra es el, o los ojos, que representan el testigo de la vida, el testigo del conglomerado, el testigo del espíritu y también el testigo de lo creado y destruido.

Los colores también ocupan un espacio muy especial para poder interpretar su obra, colores tenues, colores fríos para representar una obra que es sumamente personal y poder separarse, despersonalizarla.  El uso de colores tenues y fríos, muy diluidos, nos da la sensación de una obra de otra dimensión, de otros mundos, interpretando sueños o pesadillas de nuestra realidad, en la mejor atmósfera de la creación surrealista.

7

Sirva todo lo dicho e ilustrado para que el lector comprenda la influencia de don Dagoberto Nolasco como un artista en la mejor dimensión de los creadores de arte de nuestra región, alguien que ha trabajado durante décadas para incrementar el caudal cultural de nuestra sociedad, una gran parte de su obra es desconocida en nuestro país y se encuentra diseminada en diferentes continentes, todo por nuestra falta de interés y de apreciación.

8