Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 314 [name] => Editorial & Opinion [slug] => editorial-opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 314 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 2815 [filter] => raw [cat_ID] => 314 [category_count] => 2815 [category_description] => [cat_name] => Editorial & Opinion [category_nicename] => editorial-opinion [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 445 [name] => Opinión [slug] => opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 445 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 314 [count] => 2118 [filter] => raw [cat_ID] => 445 [category_count] => 2118 [category_description] => [cat_name] => Opinión [category_nicename] => opinion [category_parent] => 314 ) ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 445 [name] => Opinión [slug] => opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 445 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 314 [count] => 2118 [filter] => raw [cat_ID] => 445 [category_count] => 2118 [category_description] => [cat_name] => Opinión [category_nicename] => opinion [category_parent] => 314 ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 314 [name] => Editorial & Opinion [slug] => editorial-opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 314 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 2815 [filter] => raw [cat_ID] => 314 [category_count] => 2815 [category_description] => [cat_name] => Editorial & Opinion [category_nicename] => editorial-opinion [category_parent] => 0 ) 1
Diario El Mundo Home

Desde que nos independizamos de la monarquía española El Salvador ha sido dirigido por políticas de arriba para abajo.

Luego de la independencia, desde los señores feudales que controlaban la economía porque controlaban la tierra, los militares que controlaban el Estado porque controlaban el poder militar para enforzar su posición, el gran capital que ahora controla la economía porque controlan el consumo, hasta ahora que los financistas en las cúpulas oscuras partidarias que controlan el gobierno porque controlan los partidos políticos, todos nos han venido desde arriba hacia abajo. Aun desde los acuerdos de paz en 1992, los diferentes gobiernos han manejado su plan de gobierno, bien o mal, desde arriba para abajo.

La ciudadanía, abajo, siempre ha terminado siendo última en enterarse del plan y, por ende, siempre ha sido la que termina pagando los platos rotos.  Ahora, 25 años después de que no se refundó “la nueva república” que nos prometiera el gobierno de turno, llama a las Naciones Unidas a que nos ayude a un nuevo conjunto de acuerdos.

Pero, ¿qué pasaría si de repente, Don Benito Andión, mexicano de origen pero amigo de años de El Salvador y casi salvadoreño por matrimonio, decidiese tomar la iniciativa, salirse de la caja, convocar a las diferentes partes de la ciudadanía, la sociedad civil (en minúsculas, porque la verdadera carece de organización y personalidad jurídica), las organizase por área de competencia y les encargase debates y propuestas de puntos de acuerdo, esos denominadores comunes en los que no hay choque ideológico o partidario, basados en las cinco obligaciones del gobierno en nuestra Constitución: la educación, la salud, la libertad, el bienestar económico y la justicia social? En otras palabras, ¿qué pasaría si le preguntamos a los verdaderos dueños de la finca cómo quieren que se la manejen?

Talvez si se lo planteamos como lo hicieron en Malasia en 1989, estableciendo retos de país que no tienen nada que ver con partidos o ideologías sino con la Sociedad en sí…

Habiendo sido testigo y partícipe de esa experiencia sin igual en Malasia, me tomé el atrevimiento de plantear ocho retos para la Sociedad Salvadoreña:

  1. Establecer una nación salvadoreña con un sentido de destino compartido –una nación en paz consigo misma, viviendo en armonía, con lealtad a su comunidad y dedicación a su patria;
  2. Crear una sociedad salvadoreña sicológicamente liberada, segura y transformada con fe y confianza en sí misma, orgullosa de lo que ha logrado y suficientemente flexible para abrazar el cambio y no tolerar la división y el odio;
  3. Establecer una sociedad salvadoreña altamente moral y ética, cuyos ciudadanos son fuertes creyentes en valores y principios, y respetuosos de las libertades de sus compatriotas;
  4. Desarrollar una república salvadoreña democrática, descentralizada, practicante de consensos, madura, una democracia orientada al bien de la comunidad –el bien común;
  5. Desarrollar una sociedad salvadoreña educada, científica y progresiva, innovadora y emprendedora que no sólo consume alta tecnología, sino contribuye a la civilización científica y tecnológica del futuro;
  6. Establecer una sociedad salvadoreña solidaria consigo misma, un sistema social en el cual la comunidad prima sobre el individuo, en la cual la seguridad social no dependerá sólo del Estado sino de un fuerte y robusto sistema familiar;
  7. Desarrollar una sociedad salvadoreña económicamente justa, donde la riqueza de la nación está distribuida justa y equitativamente, en la cual existe un enfoque en la creación de igualdad de oportunidades para la superación del ciudadano; y,
  8. Lograr una sociedad salvadoreña próspera, con una economía competitiva, dinámica, robusta y a la vez flexible.

Interesantemente, Malasia logró establecer acuerdos de nación basándose en nueve retos muy similares.  Al ponerse de acuerdo con los retos, y definir los ejes de acción que también fueron muy similares a las cinco obligaciones en nuestra Constitución, desarrollar planes y una visión común para ellos fue bastante sencillo. Lo importante es que al concluir los planes, lograr el acuerdo de seis partidos políticos, tres razas, cuatro religiones y una monarquía que aunque hubiese alternancia en el poder nadie interferiría con la implementación de ese acuerdo de nación, fue bastante lograble.  Pero quien hizo el plan fue la sociedad y quien se comprometió a respetarlo y a implementarlo, fue la clase política.

Cierro este espacio de opinión con dos reflexiones y una pregunta:

El Estado es consecuencia de la transformación de la sociedad salvadoreña y no al revés.

El único cambio o transformación que perdurará en El Salvador será aquel que comienza de abajo para arriba ¿de qué patria sueña Usted, compatriota?



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 314 [name] => Editorial & Opinion [slug] => editorial-opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 314 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 2815 [filter] => raw [cat_ID] => 314 [category_count] => 2815 [category_description] => [cat_name] => Editorial & Opinion [category_nicename] => editorial-opinion [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 445 [name] => Opinión [slug] => opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 445 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 314 [count] => 2118 [filter] => raw [cat_ID] => 445 [category_count] => 2118 [category_description] => [cat_name] => Opinión [category_nicename] => opinion [category_parent] => 314 ) ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 445 [name] => Opinión [slug] => opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 445 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 314 [count] => 2118 [filter] => raw [cat_ID] => 445 [category_count] => 2118 [category_description] => [cat_name] => Opinión [category_nicename] => opinion [category_parent] => 314 ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 314 [name] => Editorial & Opinion [slug] => editorial-opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 314 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 2815 [filter] => raw [cat_ID] => 314 [category_count] => 2815 [category_description] => [cat_name] => Editorial & Opinion [category_nicename] => editorial-opinion [category_parent] => 0 ) 1
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 314 [name] => Editorial & Opinion [slug] => editorial-opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 314 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 2815 [filter] => raw [cat_ID] => 314 [category_count] => 2815 [category_description] => [cat_name] => Editorial & Opinion [category_nicename] => editorial-opinion [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 445 [name] => Opinión [slug] => opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 445 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 314 [count] => 2118 [filter] => raw [cat_ID] => 445 [category_count] => 2118 [category_description] => [cat_name] => Opinión [category_nicename] => opinion [category_parent] => 314 ) ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 445 [name] => Opinión [slug] => opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 445 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 314 [count] => 2118 [filter] => raw [cat_ID] => 445 [category_count] => 2118 [category_description] => [cat_name] => Opinión [category_nicename] => opinion [category_parent] => 314 ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 314 [name] => Editorial & Opinion [slug] => editorial-opinion [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 314 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 2815 [filter] => raw [cat_ID] => 314 [category_count] => 2815 [category_description] => [cat_name] => Editorial & Opinion [category_nicename] => editorial-opinion [category_parent] => 0 ) 1
Simple Share Buttons