Cerrar [X]

Editorial & Opinion

De líderes y políticos

Eduardo Cálix / Embajador

sábado 27, enero 2018 - 12:00 am

Al reflexionar sobre el liderazgo y la capacidad de “seducción” de los políticos, Max Weber en su obra “el Político y el Científico”, apuntaba precisamente en la dirección de la cualidad del carisma como uno de los elementos constitutivos del mando y del ejercicio del poder.

Uno de los pocos atributos que un político aún no puede construir a través de una estrategia de medios es el carisma. Se puede ser un político sumamente hábil, pero sin empatía difícilmente será un líder capaz de movilizar bases sociales a fin de fortalecer o defender un proyecto de nación.

El carisma es innato; se atestigua en diferentes historias, que encabezan causas tan importantes como la lucha por los valores democráticos, la libertad, la justicia o el racismo (Churchill, Reagan o King) o promover la libertad por la paz (Ghandi), o por el contrario, fomentar la esclavitud y la barbarie (Mussolini, Hitler o Amin).

publicidad

En estos casos pueden identificarse dos factores fundamentales: el primero, el lenguaje oral y escrito y la capacidad de transmitirlo a públicos masivos; el segundo, el lenguaje corporal que, de acuerdo con distintos estudios, es tan importante como el otro pues es el inconsciente el responsable de captarlo, procesarlo, asimilarlo o rechazarlo.

Más importante aún es destacar un elemento que caracteriza al líder: la credibilidad. Independientemente de la causa o la agenda que promueva, su capacidad de movilización depende de que la gente, no sólo le siga, sino que esté dispuesta a creerle, pues le son asignados atributos como veracidad, autenticidad, ética y valor.


Un líder debe saber escuchar, tarea tan preciada que nos da la capacidad de comprender a los demás, y que muchas veces es desterrada de la práctica. En efecto, existen redes y medios para que la ciudadanía exprese su descontento y la crítica, pero la escucha implica reaccionar de manera distinta: revisar esquemas de actuación y, sobre todo, definir mecanismos para encontrar respuestas adecuadas a las necesidades planteadas.

La escucha es la precondición del diálogo. En sentido estricto, cuando un político se aproxima a otro, está obligado primero a escuchar y, antes de emitir una posición, debe tener la modestia requerida para revisar sus argumentos y debatir un planteamiento con respeto. Una regla magistral del acuerdo político es el respeto a la dignidad de la persona.

Desde esta perspectiva, nuestra sociedad clama comprobados liderazgos. El lenguaje político tanto verbal como no verbal resulta en algunos casos poco atractivo, si no es que hasta agresivo. Los acostumbrados debates acalorados, el discurso versus los hechos, la crítica sin sustento que señala pero no aporta, y el descenso en el uso del lenguaje, eleva los niveles de violencia, irrespeto, intolerancia e impunidad, sin privilegiar un auténtico diálogo y contraposición de planteamientos y principios basados en la norma y en la ética.

El liderazgo no se construye con base a la confrontación en medios, o en lo vistoso de los spots electorales, o en las campañas políticas, o en una cara bonita, lo que se ha convertido en la principal pasarela política del país.

El liderazgo surge cuando hay una historia de cercanía social con la comunidad; cuando se tiene la disciplina y la voluntad de estar cerca del pensamiento crítico y de generación de ideas; cuando se cuenta con una historia personal que acredita convicción y compromiso con las causas que cohesionan a la sociedad y, sobre todo, cuando se tiene la vocación de luchar por la equidad, la justicia, el crecimiento económico y el bien común, convenciendo a seguidores de transformar la apatía política y el escepticismo electoral en renovada esperanza.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.