Cerrar [X]

Editorial & Opinion

De no ser por la publicidad, Santa estaría sin trabajo en esta época

Viernes 18, Diciembre 2015 - 12:00 am

Esta época de Navidad es propicia para recordar que la publicidad tiene que servir al consumidor lo que éste espera, ajustándose a sus tendencias, reforzándolas generalmente, esto facilita o adelanta el encuentro entre el hombre y las cosas.

La publicidad ni crea ni impide el paraíso; es un instrumento que, utilizado correctamente, puede contribuir al provecho del individuo y de su mundo circundante. Una sociedad de consumo, NO DE CONSUMISMO, como la nuestra, se agita en el diario vivir comercial de estos días; la expresión de compra llega a sus máximos niveles, ya sea para darse un gusto personal, para agradar a un amigo, para expresar el amor familiar o para facilitar el trabajo de Santa Claus de iluminar millones de sonrisas infantiles en la noche buena…

Por todo eso, es cuando la publicidad tiene que estar más cerca que nunca del consumidor. Más cerca… y a su lado, es conveniente ayudar al comerciante a vender, pero más aún, ayudar a comprar al cliente, que, en definitiva, es el público, esto es: lo que precede a la publicidad, de dónde viene y a dónde va, recordar que la publicidad se debe fundamentalmente al público. Aunque sabido, no es ocioso, a la luz de nuestras experiencias y de nuestro tiempo, entre los intereses de la publicidad y los del público debe existir hoy una identificación mucho mayor, evitando que nadie la interfiera con atribuciones malsanas, no se trata de cambiar vínculos, sino de reforzarlos, los anunciantes, de seguro, sabrían comprenderlo y valorarlo en el marco común de la sociedad de consumo.

publicidad

Los hábitos de comprar del consumidor no son permanentes, no están cincelados en granito. Si tiene algún hábito permanente, no lo habrá adoptado por razón de la publicidad exclusivamente. El consumidor cambia mucho, cambia en respuesta a ofertas de precios rebajados, cambia por insatisfacción con el producto, cambia por el expreso deseo de experimentar libremente, cambia por incontables factores, incluso porque alguna campaña publicitaria  despierta su atención sobre otro producto. La publicidad reconoce al consumidor como el soberano “indestronable” del mercado. Los deseos y las necesidades del consumidor están siempre latentes haya o no haya publicidad.

Simplemente asegúrese que su publicidad esté diciendo algo esencial, algo que informe y sirva al consumidor de hoy, y asegúrese que lo está diciendo como nunca antes se ha dicho. La publicidad, instalada en la sociedad de consumo por imperativos de ésta, no inventa sus necesidades, tampoco las promueve, eso sí, las recoge, las encauza y las muestra. Con frecuencia las detecta o descubre, es parte de una tarea profesional múltiple en la que la orientación y la educación son funciones básicas.

En el dominio eficaz de ellas, la publicidad no sólo sirve idealmente a productores y consumidores, apoyando sus leyes indispensables de equilibrio, sino que pone en relieve los valores económicos y sociales que conceptúan el consumo; más allá de su término referencial. No cuentan los espejismos publicitarios, sino la realidad circundante que enlaza las propias necesidades con las posibles satisfacciones, lo de vender helados en el Polo Norte y abrigos en el trópico pertenece a la leyenda milagrera, hoy no hace frío por que tenga frío, sino que uno tiene frío por que hace frío, al mensaje publicitario le interesa llegar al receptor buscado y como éste le espera, su respuesta, al cumplir un fin inmediato, entra en una órbita mayor; aquella en que el producto queda comprometido a justificarse y mejorarse por la imagen pública que le ha dado la publicidad.

Que el amor de Dios no solo llene nuestro corazón en esta temporada navideña, sino cada día de nuestra vida. Que Dios los bendiga.   ¡Feliz Navidad y un próspero 2016!

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons