Cerrar [X]

Editorial & Opinion

De pastor a candidato a diputado

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios

sábado 27, enero 2018 - 12:00 am

Hace unos días escribí en el muro de mí Facebook, un comentario sobre la cancelación del TPS, en el que hacía el análisis que dicha cancelación obedecía a una decisión soberana del gobierno de los Estados Unidos, que recae en una política migratorio rigurosa y hasta racista. Pero también es cierto que el FMLN, ha forjado malas relaciones diplomáticas, con el discurso anti imperialista, el apoyo ciego al régimen de Nicolás Maduro, el eslogan “Yankee go home” y la quema de banderas estadounidenses, todos estos aspectos negativos contribuyeron para que se diera un desenlace desfavorable para los 200,000 salvadoreños.

En ese sentido tuve una serie argumentos al respecto, pero lo que llamó mi atención, es que dos personas me solicitaron que no me metiera en política dada mi condición de servidor del Señor Jesucristo, ya que según estas personas, entienden que el cristianismo y la política no se deben mezclar, y estoy de acuerdo. No obstante como cualquier ciudadano un pastor o sacerdote tiene el derecho y el deber expresar opinión siempre y cuando no subvierta el orden público ni lesiona la moral de nadie.

Por otro parte, cualquier cristiano de buen testimonio que ve a un servidor público, ya sea de derecha o izquierda, que esté cometiendo una injusticia o aprovechándose de su cargo, tiene todo la facultad moral de llamarle al orden y denunciarlo por los medios idóneos, tal como lo hacían los profetas del Antiguo Testamento, cuando llegaban directamente donde el gobernante para amonestarle y reprenderle por su mal comportamiento tal como le sucedió en más de una ocasión al Rey David, ahora bien lo que si no se conveniente, es que un pastor o sacerdote se inmiscuya en política partidaria.

publicidad

Pero un cristiano, como ciudadano tiene el deber y el derecho de servir al país, incluso optar a cargos de elección popular o de segundo grado, ya que no se debe perder de vista que los puestos que ocuparon los grandes siervos de Dios, fueron eminentemente políticos, como el caso de José, que fue gobernador de todo Egipto, o Nehemías que trabajó en la corte de Artajerjes en Media y Persia, qué decir del profeta Daniel que fue nombrado por el Rey de Babilonia como jefe de los Sátrapas, es decir gobernador general.

En consecuencia, los políticos corruptos avanzan porque los hombres buenos no actúan dado que tienen temor de participar porque fueron enseñados religiosamente que la política es del diablo. Creo que es momento que el país tenga gobernantes que amen al Señor Jesucristo, que no se avergüencen del evangelio y que gobiernen con equidad y justicia la nación, así como establece Proverbios 29:2 “Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; más cuando domina el impío, el pueblo gime”


Ante ello deseo felicitar al pastor José Luis Safie, quien renunció a su iglesia Tabernáculo Bíblico Bautista de Santa Ana, donde se ha desempeñado desde hace más de siete años al pastorado, incidiendo enormemente en la comunidad santaneca, su renuncia la realizó para poder participar en política partidaria, es así como se inscribió al partido Fraternidad Patriótica Salvadoreña (FPS), para optar por un curul en la próxima legislatura, por el departamento de Santa Ana.

He tenido la oportunidad de leer las propuestas que lleva el pastor Safie, en su plataforma legislativa y creo en una eventual triunfo, podría hacer la diferencia dentro del seno legislativo, ya que los salvadoreños están cansados de ver más de lo mismo, dentro de sus propuestas está el perseguir y castigar con penas de presión duras a los funcionarios corruptos, por medio de una CICIES y por si ese proyecto fuera insuficiente propone reforzar la transparencia y la rendición de cuentas por medio de una ley especial incorrupción, donde se inhabilite de por vida a los funcionarios procesados por corrupción.

De manera que los salvadoreños más que votar por una bandera partidaria, deben de estar atentos a los ofrecimientos de los candidatos, para que no se dejen dar atol con el dedo, porque ya basta de tanto candidato que solo vista las comunidades pobres en tiempos electorales, pintan champas, hacen pupusas, regalar un par de huacales y una gorra, le sacan el voto a la víctima y luego se olvidan, por eso es necesario apoyar a nuevos rostros que lleven ideas frescas y ejecutables, por eso creo que Jose Luis Safie, puede ser una buena opción a diputado.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.