Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Dictaduras descafeinadas

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

miércoles 16, mayo 2018 - 12:00 am

Los políticos, al igual que los delincuentes, ven más allá de lo que la gente normal vemos. Ellos programan al futuro, pero no para el desarrollo, sino sus fechorías. De la misma forma diseñan cómo hacer sus chanchuyos de forma más expedita, menos traumática, invisibles, pero sobre todo con visos de legalidad y quedar en impunidad. Son mágicos.

Por ejemplo, una de las cosas que me ha dejado sorprendido son esos asocios público privados con el cual, de ramplón, sin los procesos largos, costosos, traumáticos de privatización, han hecho pasar a manos privadas bienes y servicios públicos, quedando en el camino millones de dólares en coimas. ¡Increíble!

Con las licitaciones, por ejemplo, se inventaron esas de emergencia, ya así toda situación de desabastecimiento se declara urgente y se ahorran un montón de procedimientos, se saltan la barda y todo va a velocidad luz, nadie se entera y aparecen empresas de maletín ganando suculentas licitaciones en perjuicio de verdaderas empresas con experiencia.

publicidad

En Honduras, donde la política siempre es asquerosa, pero es increíblemente descarada, ante el ataque inmisericorde que han hecho desde el gobierno central contra la corrupción (aunque falta mucho por hacer), con el apoyo de un fiscal general valiente, el cual está por vacar y ojalá lo sustituyan por uno con el mismo temple, y una institución liderada por una supermujer, Gabriela Castellanos, que preside el Consejo Nacional Anticorrupción, un organismo descentralizado que apoya la investigación fiscal; incluso en este ambiente de combate los diputados han emitido tres decretos diferentes tratando de forma descarada (hoy sí la regaron) para evitar ser enjuiciados. Están previendo a futuro cuando les toque ser procesados. En uno de esos decretos liberaron a cinco de sus compinches, cinco exdiputados que iban a ser procesados por utilizar para beneficio propio, fondos de oenegés fantasmas. Viajaban, cambiaban amantes, pagaban comidas de restaurantes finos con ese dinero.

Volviendo al tema, ahora los procesos democráticos que tanto han costado, se violan declarando loco, inmoral o incompetente en el congreso nacional o asamblea legislativa al presidente de turno. Destituyen o atacan a los tribunales constitucionales. Y cuando el congreso, senado, asamblea legislativa se somete dócilmente al ejecutivo (generalmente el poder judicial es el más débil y sometido a los políticos), entonces tenemos a Montesquieu y Bacon revolcándose en sus tumbas. ¡Cuál división de poderes!


¿A qué viene todo esto? Pues a las dictaduras en la democracia o dictaduras light, descafeinadas, dictaduras hipócritas que se han instalado en Latinoamérica, partidos políticos que dominan todas las esferas del poder. La voluntad popular es una fantasía. El Partido Colorado en Paraguay, algo similar con los cuatro gobiernos de Arena, el gobierno de Evo Morales y aquí nomás en Nicaragua, al excomandante ahora millonario Daniel Ortega.

No son tan sangrientas, pero son detestables. Con apariencia de legalidad, trastocan todo: los principios liberales, la democracia participativa, el sistema republicano y también la autonomía de poderes.

Daniel Ortega no sabe de democracia. Desde la locura guerrillera que sangró la región, pasando por la nefasta era sandinista, llegando a su detestable maridaje con Arnoldo Alemán, hasta esta dictadura light que ha instaurado junto con su antiestética y desequilibrada consorte. En Daniel Ortega todo es maldad, trance, suciedad, desprecio a la ley, a la democracia, a la república, y sin moral ni ética definible.

Pues ahora, pegado al poder, ha demostrado lo que es capaz de hacer un dictador: unir a un pueblo cansado, harto y también desilusionado.

Una cosa ha demostrado el valiente pueblo nica, y es que ama la democracia y está harto que sus politiquillos la destruyan. Los sátrapas que medran a los pies del dictador.

Las sandeces de este gobernante no tienen nombre, pero la historia está en constante redacción, así que estaremos pendientes de apoyar con nuestras letras a ese pueblo valiente que se resiste a callar su indignación.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.