Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Efecto Trump en El Salvador

Roberto Cañas López / Académico, firmante de los Acuerdos de Paz

jueves 26, enero 2017 - 12:00 am

Estamos en presencia de una realidad muy dura. Las peores amenazas que lanzó en su campaña presidencial Donald Trump las está cumpliendo: Ya firmó la orden ejecutiva para impulsar la construcción del muro con el que pretende frenar la entrada irregular de inmigrantes a los Estados Unidos.

Vivimos tiempos difíciles, verdaderamente muy retadores y la pregunta del millón de dólares es: ¿Estamos preparados, estamos haciendo todo lo que tenemos que hacer, para enfrentar el efecto Trump?

Nuestra conducta no puede ser como la de los músicos del Titanic: Cuenta la leyenda que  aquellos músicos siguieron tocando imperturbables hasta que las aguas se tragaron el barco. Son impresionantes las declaraciones del Canciller que afirmó en Diario El Mundo que: “No ve ningún cambio respecto a la política que ya traía la administración Obama y debemos tomarla con la serenidad y la calma que amerita”.

publicidad

Hay que hacer la tarea y esto significa, tomar iniciativa, ser proactivos, establecer escenarios posibles y actuar en defensa de los intereses de nuestros compatriotas que el único delito que cometen es buscar oportunidades de trabajo para ofrecer un futuro mejor a su familia. No hay que olvidar que la pobreza y la exclusión social son las principales causas de migración y hay que buscar superarlas.

Ante las políticas migratorias del nuevo gobierno de los Estados Unidos hay que ir más allá de los análisis simplistas y tomar un conjunto de acciones. En lo inmediato es necesario convocar a la sociedad civil para que participe en la creación de estrategias: las universidades, los especialistas y funcionarios públicos, deben reunirse para debatir sobre las líneas de acción que el país debe tomar ante las políticas que adoptará Estados Unidos con la llegada de Trump. Preparar al país para recibir una eventual deportación masiva. Esto es una obligación.


Los consulados salvadoreños en los Estados Unidos deben fortalecerse para que puedan desarrollar con diligencia más acciones de asistencia, fortalecer y ampliar la atención al migrante en temas de apoyo legal, centros de llamadas, incremento de personal y campañas de apoyo.

Con la mente abierta, se pueden considerar opciones, como explorar con los nuevos funcionarios del Departamento de Estado la posibilidad de crear un sistema de trabajo temporal para que los salvadoreños viajen a EE. UU. con visa y permisos por un período específico de tiempo; con Canadá ya existe este sistema de trabajo temporal.

Hay que ocuparse de la renovación del Estatus de Protección Temporal, pues con el TPS más de 190 mil salvadoreños ya no están obligados a salir de los Estados Unidos y pueden obtener una autorización para trabajar.

Los  riesgos a los que se enfrentará El Salvador por el efecto Trump no se limitan al tema migratorio. El comercio podría también ser afectado: Trump puede plantear una renegociación del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y República Dominicana y esto tendría como posible consecuencia la disminución de las exportaciones del país hacia los Estados Unidos.

Es una incógnita a despejar ¿Qué pasará con el comercio entre EE.UU. y Centroamérica con Trump? Parecería que momentáneamente es positivo para los exportadores de textiles del país que el nuevo presidente norteamericano haya firmado la salida de esa nación del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, conocido como TPP.

Tampoco se sabe a ciencia cierta qué pasará con la cooperación no reembolsable que la administración norteamericana tiene con el país. A estas alturas nadie sabe sabe si la Alianza para la Prosperidad tendrá larga vida. Según la Ley de apropiaciones de EE.UU. se estableció una asistencia para el desarrollo para el país por un monto de 65 millones de dólares en el ejercicio 2016. Los desembolsos a futuro dependen del visto bueno, del Comité de Apropia ciones del Congreso de los Estados Unidos, donde sabemos que el Partido Republicano tiene mayoría.

El Salvador tiene alternativas: debe mirar hacia el sur. Sin duda es una ventana de oportunidad que nuestro país asuma la presidencia Pro Tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC. Ojalá que el gobierno juegue bien esta carta y que con sus iniciativas en esta comunidad de países contribuya al logro de los intereses nacionales.

El Salvador está obligado a ratificar su apuesta a favor de la integración regional, ponerse a la altura de las tareas que se han venido realizando en la CELAC y coordinar bien la defensa de los intereses de los latinoamericanos ante el proteccionismo comercial y el cierre de fronteras.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Presupuesto 2018 a cambio de pacto de transición

Todo anda mal si en reuniones privadas, se busca llegar a acuerdos que después se aprobarán durant...

MÁS INFORMACIÓN
Migración en el centro de la vida del país

En fin seguiremos esperando la decisión sobre el TPS, pero no hay que hacerse ilusiones, la decisi...

MÁS INFORMACIÓN
Controlar las zonas calientes de la delincuencia

Las acciones policiales deben implementarse en zonas específicas. No hay donde perderse, está comp...

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.