Cerrar [X]

Nacionales

El astronauta que quería vivir en las montañas

Yessica Espinoza

sábado 30, septiembre 2017 - 12:00 am

Swanson junto a los alumnos del Liceo Francés, esta semana, donde relató sus experiencias en el espacio. / Marcela Moreno

Steve Ray Swanson nunca imaginó estar a 400 kilómetros lejos del planeta tierra. Nunca fue su sueño viajar al espacio -mucho menos vivir en él- como los niños hoy que sueñan con ir a la Luna. De niño, este astronauta solo quería vivir en las montañas rocosas de Colorado, uno de los 50 estados que forman los Estados Unidos.

“Nací en Colorado, allá en las montañas, entonces de chiquito yo quería vivir solo en las montañas, eso me gustaba”, dijo Swanson de 54 años, quien esta semana decidió hacer una expedición especial en tierras salvadoreñas para apoyar actividades deportivas, donde relata su asombrosa experiencia como astronauta de la Agencia de Aeronáutica y el Espacio (NASA).

publicidad

La STS-117 fue su primera misión. En el transbordador Atlantis inició, junto a su equipo, el despegue hacia el espacio para continuar la construcción y reparación de la Estación Espacial Internacional (ISS). Permaneció ahí desde el 8 al 22 de junio de 2007. Su segunda misión fue la STS-119 en el transbordador Discovery, para colocar paneles solares a la ISS.

Pero su mejor etapa como astronauta empezó el 25 de marzo de 2014 a bordo del cohete Soyuz ruso TMA-12M, ya que esa expedición no duró días, ni semanas, sino seis meses flotando y viviendo en el espacio. Durante ese tiempo Swanson realizó varios estudios de teleobservación y biología terrestre, hueso y fisiología muscular, según la NASA.


Swanson relató que el cuerpo puede tardar un par de días en acostumbrarse a flotar. “Al principio toma algo de tiempo pero como el cuerpo humano se adapta muy bien, después de unos días ya está acostumbrado y al final se está más cómodo que estar parado”, expresó. Señaló que es más difícil que el cuerpo se adapte al regresar a tierra, que cuando llega al espacio. “Puede tomar hasta tres meses para realmente sentir las impresiones que usualmente (sentimos)”, dijo.

Los alimentos de los astronautas tienen una preparación especial para poder preservarse; deben ser nutritivos, deshidratados y almacenarse en bolsas plásticas con un pequeño acceso para inyectarle agua caliente. “Hay dos tipos, una que tiene que rellenarse con agua caliente y otra solamente para recalentar. Es suficiente para sobrevivir”, manifestó Swanson tras presentar un vídeo donde se le ve a él jugando con la comida que flota.

A la hora de dormir, los astronautas se meten en unas bolsas y se amarran para evitar moverse. “Como estamos flotando, dormir no es estar acostado, hay que acostumbrarse a dormir recto y amarrado”, narró.

Para Swason su mejor recuerdo fue cuando estuvo fuera de la ISS y pudo contemplar la belleza de la Tierra. “Fue algo tan impresionante porque veía la Tierra que era tan bella, era un sentimiento enorme de belleza y al mismo tiempo da miedo, porque estaba solo en el espacio”, expresó el astronauta.

Swanson durante la misión STS-117. / NASA




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Astronautas llevan al espacio balón del Mundial de Rusia

Tres astronautas despegaron este miércoles por la noche del cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, para un …

MÁS INFORMACIÓN
El olor y sabor a pizza llegó hasta el espacio

Los astronautas que se encuentran en la Estación Espacial Internacional pasaron un momento divertido preparando pizzas …

MÁS INFORMACIÓN
Las misiones espaciales también se preparan a 20 metros bajo el mar

Este equipo forma parte la misión número 22 de NEEMO (misión de operaciones en ambientes extremos), …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.