Cerrar [X]

Editorial

El cargo a la energía, agregar incertidumbre

Otros

sábado 2, julio 2016 - 12:00 am

La certeza y la predictibilidad son elementos vitales para un clima de negocios saludable y para la atracción de inversiones en un país. El Salvador sufre de la escasez de esos dos elementos y el Gobierno o la clase política se encargan frecuentemente de recordarlo.

El nuevo cargo a la electricidad que anunció esta semana el Gobierno, a través de un decreto ejecutivo, ha sido calificado como “un impuesto disfrazado” por las gremiales y por prominentes empresarios del país. Es más, ya se ha presentado una demanda de inconstitucionalidad porque el decreto tiene ilegalidades evidentes.

Los empresarios advierten que esta medida inconsulta afecta el clima de confianza entre el sector privado y el Gobierno, que suele dar dos pasos hacia adelante y luego tres para atrás con hechos como éste. A los empresarios les resta competitividad y alimenta la incertidumbre y falta de reglas claras en el país.

publicidad

El nuevo cargo impactará en los costos del sector privado, pero además, es evidente que ese incremento lo pagará el mismo usuario al que se pretende beneficiar con el subsidio, es decir, le encarece la vida de los salvadoreños, lo cual es una contradicción en la misma intencionalidad que el decreto señala para intentar justificarse.

 





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.