Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El caso del Mozote, el otro lado de la moneda

Dr. Mauricio A. Colorado / Abogado

Lunes 3, Abril 2017 - 12:00 am

Finalmente los enemigos de la paz han logrado, después de muchos años, revivir el caso de El Mozote, con todo y las leyendas que sobre lo sucedido aguanta el papel. Indudablemente que la perseverancia ha hecho su labor y después de tantos años, y de decretar una amnistía y declararla inconstitucional y a la pasada imprescriptible delito de lesa humanidad, y un sinnúmero de argumentos sostenidos por juristas “internacionales” que ahora se basan en conceptos modernos de justicia retributiva y transicional, la izquierda ideológica internacional, utilizando un escalpelo con poco filo, desmarcándose de todo tipo de sentimientos humanos de reconciliación, abre nuevamente las heridas que estaban cerrando las cicatrices de la guerra para continuar beneficiándose de jugosas licencias económicas, y proclamando que por fin se descubrirá “la verdad”, y posteriormente se solicitará el indulto (el perdón) porque a nadie le interesa que se encarcele a nadie. (¿Lo cree usted, amigo lector?).

Indudablemente que lo sucedido en el cantón El Mozote fue un grave episodio de una guerra que causó graves heridas espirituales en el alma de todos los salvadoreños, no se diga de quienes perdieron a familiares y parientes cercanos. Sin embargo, en honor a la verdad, es necesario externar para que lo conozca el público, que circuló una versión que en el caso de El Mozote hubo una terrible batalla, porque el caserío en realidad era un bastión de la guerrilla protegida por un escudo humano de todo un caserío de civiles que protegían precisamente como escudo a estos alzados en armas, que se aprovechaban de dicha población para así no ser atacados.

En realidad, a estas alturas de los sucesos, es difícil aseverar que fue lo que ocurrió  en el lugar, y mucho menos si hubo responsables civilmente, ya que si lo que sucedió fue un enfrentamiento armado en período de guerra, la apreciación debe tener la dimensión de un enfrentamiento militar, y regirse por las normas de la guerra. Nos parece que pretender a priori  darle un tinte de que el caso es una masacre podría ser equivocada, con premeditación, cargando los dados a una parte.

publicidad

Algunos sostienen que no se debe omitir la posibilidad que el gobierno de ese entonces, por medio de su fuerza armada, se encontraba en la obligación de defenderse, y podría ser que lo que se realizó fue un hecho de cumplimiento del deber. Para muchos, después de tanto tiempo transcurrido, son de las cosas difíciles de aclarar. A estas alturas, quienes han tenido la nobleza de superar esta etapa de la vida nacional, afirman que es hora de buscar realmente la paz. Se impone el perdón y el olvido y es urgente buscarlo de alguna forma.

Recordemos que ambos bandos tienen o tendrían responsabilidades pendientes, y que en la actualidad existen otros fenómenos mas urgentes que necesitan resolverse, como es el caso de las pandillas que acosan a los pobladores en todos los rincones de nuestro querido El Salvador. De seguir en este afán de venganza, pronto –los amantes del dinero disfrazados de derechos humanos y otros interesados en sus remuneraciones- nos llevaran a intentar juzgar a quienes intervinieron en la guerra llamada del futbol, o de las cien horas, que tuvimos con Honduras en 1967.


Es hora que  los políticos busquen una solución definitiva a los casos generados en la guerra civil y sigamos adelante, buscando el progreso y el bienestar de los salvadoreños. Negar que la amnistía oportunamente decretada, no fue un factor real de pacificación, es negar una realidad que benefició a los salvadoreños. Resucitar todos los casos producidos en esa nefasta guerra, no es menos que imposible. Si es cierto que a todos nos duelen los recuerdos de la guerra (no solo el caso de El Mozote) recordemos que ambos bandos cometieron crueles sucesos, tan o mas graves que nos causan indignación como los innumerables secuestros, asesinatos, extorsiones, y deberían ser castigados, pero la paz y progreso del país  futuro, es mas importante que lo pasado.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.