Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El caso Francisco Flores, tragedia y oportunidad

Sábado 14, Noviembre 2015 - 12:00 am

Es penoso y conmovedor observar cómo la solidaria familia  del expresidente Flores ha tenido que escuchar durante las recientes audiencias legales las acusaciones que se le hacen; nadie quisiera pasar por esas humillaciones, ni tampoco debemos hacer leña del árbol  caído;  sin embargo, es curioso leer las declaraciones del acusado cuando dice al juez: “Me presenté voluntariamente porque busco justicia”.

El país fue testigo cuando en la Asamblea Legislativa reconoció haber recibido varios cheques de Taiwán a su nombre y haber entregado los fondos a “ los destinatarios “, pudiendo haber sido él mismo, según sus acusadores, uno de los destinatarios; después se supo que quiso salir en forma clandestina hacia Guatemala y posteriormente estuvo escondido durante varios meses antes de entregarse. Aquí hay que detenerse para considerar la importancia que este caso tiene para un país como el nuestro, donde la impunidad de políticos corruptos ha sido la regla.

Lo irónico es que varios diputados que interrogaron a Flores en enero del año pasado han aparecido posteriormente señalados como sospechosos (y culpables ante la opinión pública) de enriquecimiento ilícito. Cabe entonces lo que dijo Aquél que está sobre todas las cosas: “Que tire la primera piedra…”;  en ese episodio de hace 2000 años reinó la Justicia Divina que perdona al culpable arrepentido, pero la justicia humana es diferente: exige penalización o restitución.

publicidad

Ha llamado la atención que el partido ARENA, aparentemente sin darse cuenta, paga un alto costo político al permanecer silencioso ante este caso, cuando se ha conocido por los medios que una buena parte de los fondos le fueron entregados por Flores; da la impresión que en estas horas difíciles lo han dejado solo. Esto lo percibe nuestra expectante  población, hay además gran incertidumbre porque muchas influencias se mueven a favor o en contra de un enjuiciamiento y se teme que los sagaces abogados de nuestro medio o sectores oscuros ideen una tinterillada para burlar la justicia. Esto es verdaderamente peligroso para el país, sobre todo en estos momentos de crisis.

Un periódico digital muy conocido ha hecho un extenso reportaje donde se plantean serias dudas sobre la actuación del Fiscal Martínez, incluyendo posibles conflictos de interés; lo más seguro es que si no se hace justicia la mayoría de la población reaccionará negativamente, de manera directa o indirecta y lo menos que exigirá será el establecimiento de una CICIES, lo que significaría que nuestras instituciones nos han fallado, lo peor sería que se desate una profunda crisis política que sería  como echarle leña al fuego.


Como hemos dicho, la lista de la impunidad es larga en nuestro país, y con ese mal ejemplo se favorecería el incumplimiento ciudadano. Por ejemplo: ¿Cómo podríamos exigirle a los pandilleros que se comporten según la ley si desde los más altos niveles les estamos indicando cómo burlarla? ¿Qué destino tomarán las acusaciones de enriquecimiento ilícito que se han hecho a varios diputados? Una posible salida es que el expresidente concilie con el pueblo salvadoreño, reconociendo su error y devolviendo con el apoyo de su partido el dinero donado por Taiwan, el cual podría ser utilizado en programas de seguridad ciudadana o de atención a áreas vulnerables como aparentemente había sido la intención original; de esa manera una tragedia podría convertirse en  oportunidad de arrepentimiento y restitución. Este planteamiento probablemente suene ilusorio, pero muchas ilusiones necesita nuestro pobre país para lograr la paz y confianza perdidas desde hace tanto tiempo.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.