Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El catolicismo no facilita la irresponsabilidad

Sherman Calvo / Publicista

viernes 5, enero 2018 - 12:00 am

En el Blog de J.C.Ramirez Figueroa,  el politólogo español Fernando Vallespín desmenuza el populismo, las redes sociales y la influencia de las religiones. Al abordar el tema de las religiones, hago una cita textual del Sr. Vallespín: “…Es que el catolicismo es muy pagano. Se sustenta sobre liturgias más que en lo espiritual, a diferencia del protestantismo. El catolicismo facilita la irresponsabilidad: uno se desprende más fácilmente del pecado. El cura te absuelve y sales tranquilo…”. Ante algo tan aberrante, como católico no puedo guardar silencio. Seguramente Ud. es protestante, pero tenga la plena seguridad que nunca escribiré crítica irrespetuosa contra religión alguna, porque ante todo creo en la libertad de culto.

Al leer su hoja de vida, no me cabe la menor duda de la calidad de formación académica y experiencia profesional como politólogo que posee; sin embargo, en ese señalamiento que hace al catolicismo, denota ignorancia, del verbo ignorar. Con todo respeto, creo que en su comentario se pasó del politólogo que es a “todólogo”. No es cierta su aseveración y doy paso a mi argumentación sobre el Sacramento de la Confesión-Reconciliación. Todos tenemos inclinación al mal y por eso cometemos errores y pecados. No podemos negarlo. Lo ve Dios, que todo lo sabe y ve en lo más profundo de nuestro corazón. No hay nadie que, con amor a la verdad, pueda decir: “Yo no tengo nada de qué arrepentirme”. Si miramos con honradez en nuestro interior encontraremos muchas cosas de las que arrepentirnos y pedir perdón a Dios. Pero, ¿cómo hacerlo? Es donde está su error Sr. Vallespín. Es bueno pedir perdón a Dios, porque Él puede perdonar como desee. Pero Jesús nos dijo cómo quería hacerlo de forma habitual. Después de resucitar instituyó el sacramento de la Confesión cuando dijo a los Apóstoles: “Recibid el Espíritu Santo, a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados, a quienes se los retengáis, les quedan retenidos” (Evangelio de san Juan 20, 22-23)

La Confesión no es algo humano, ni es sólo decir los pecados a otro pecador como nosotros. Es un misterio sobrenatural: es un encuentro con el mismo Cristo en la persona del sacerdote, que en esos momentos hace sus veces.

publicidad

También se llama “Sacramento de la Reconciliación”, porque Dios está siempre dispuesto a perdonarnos. Uno de los más grandes motivos de optimismo y de alegría es que todo tiene arreglo, porque Dios tiene la última palabra, y esa palabra es de amor misericordioso para alcanzar la paz interior que buscamos.

¿Y si uno piensa que volverá a pecar? Dios solo nos pide tener el firme propósito de no pecar. En la medida en que uno va viendo el abismo que existe entre él y Dios, crece su aversión, su rechazo del pecado.


Cómo confesarse:

a)Hacer un examen de conciencia.

b)Tener dolor por los pecados cometidos.

c)Hacer un firme propósito de no volver a pecar.

d)Decir los pecados al confesor, el sacerdote que confiesa.

e)Cumplir la penitencia impuesta en la confesión.

Resumiendo, para hacer una buena confesión se necesita: hacer un cuidadoso examen de conciencia, tener dolor de los pecados cometidos y el firme propósito de no cometerlos más (contrición o atrición), decir los pecados al sacerdote (confesión), y cumplir la penitencia (satisfacción). El sacerdote absuelve con base en la respuesta verbal de quien se confiesa, pero no puede ver ese arrepentimiento y dolor de por los pecados, ni el firme propósito de enmienda. Esa es la gran responsabilidad de quien se confiesa, Sr. Vallespín, porque Dios sí ve en nuestros corazones ese arrepentimiento, dolor de los pecados cometidos y firme propósito de enmienda. El Sacramento de la Confesión SÍ exige una gran responsabilidad de todo católico ante Dios.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.