Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 4 [name] => Economía [slug] => economia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 4 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 6001 [filter] => raw [cat_ID] => 4 [category_count] => 6001 [category_description] => [cat_name] => Economía [category_nicename] => economia [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 6 [name] => Economía Nacional [slug] => economia-nacional-economia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 6 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 4 [count] => 3036 [filter] => raw [cat_ID] => 6 [category_count] => 3036 [category_description] => [cat_name] => Economía Nacional [category_nicename] => economia-nacional-economia [category_parent] => 4 ) [2] => WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) 1
Diario El Mundo Home

SEBASTIA-BRIOZZO

Foto: DEM

Standard & Poor’s (S&P) visitó El Salvador la semana pasada para iniciar la revisión de la calificación de riesgo asignada al país en diciembre de 2014. Sebastián Briozzo, director senior y gerente analítico para América Latina en el Grupo de Calificaciones Soberanas de S&P, con base en México, conversó con Diario El Mundo sobre las perspectivas de la economía salvadoreña y reiteró el mensaje que en los últimos años ha enviado la agencia a las fuerzas políticas de El Salvador: es apremiante que se tomen acuerdos mínimos para enfrentar los desafíos fiscales y el bajo crecimiento. Briozzo destacó que el contexto internacional es más favorable para El Salvador ahora y representa una buena oportunidad para que el país deje atrás su polarización y busque el consenso.

¿Qué factores favorables y desfavorables ven en la coyuntura internacional para la economía salvadoreña?

publicidad

Creo que el escenario internacional ha cambiado drásticamente en relación a los últimos 12 a 14 años, que era un escenario internacional que benefició mucho a las economías de Suramérica con altos precios de “commodities” (materias primas), liderado por China. Ese fenómeno fue muy favorable para muchas de estas economías que ahorraron fondos, fortalecieron sus cuentas externas y demás, pero fue muy perjudicial para Centroamérica y México, en general, con altos precios de “commodities”, con una fuerte competencia de China por el mercado de Estados Unidos, y con una economía de Estados Unidos muy volátil, con momentos de boom y crecimiento histórico, y con momentos como la crisis de 2008 y 2009. Creo que de a poco se va conformando un escenario, que se va dando muy gradualmente, que es más favorable para Centroamérica y para El Salvador. Justamente todo lo contrario a lo que decíamos: bajos precios de “commodities”, la economía de Estados Unidos recuperándose lentamente – pero recuperándose – y con más fortaleza y solidez en el mundo, y eso creo que es un aspecto interesante. No solo va a afectar aquí respecto a los bajos precios del petróleo, también fortalece las remesas, es una especie de constelación un poco más favorable. Con riesgos, porque si bien se espera que la suba de la tasa de la Fed (Reserva Federal, el banco central estadounidense, que desde 2008 mantiene sus tasas de referencia en 0.25 %) se dé gradualmente y en niveles muy bajos – genera aspectos positivos también porque no es tan bueno tener una tasa tan baja por muchos años-, pero estas correcciones siempre generan volatilidad, incertidumbre, y obviamente todo lo que está pasando con China también le genera incertidumbre al mundo respecto a cuánto va a crecer, cuánto es la desaceleración, cuánto espacio de maniobra tiene el Gobierno chino para controlar esta desaceleración. Hay unas nubes, algo de incertidumbre, pero en términos generales creo que es un escenario más favorable para El Salvador.

¿Cómo puede Centroamérica y El Salvador aprovechar esta coyuntura favorable?

Hay un beneficio grande de estar cerca de la principal economía del mundo, el principal mercado del mundo, y obviamente ese beneficio no puede restringirse a las remesas. Creo que hay espacio como para, con productos de alto valor agregado y a lo largo del tiempo, que este mercado genere dinámicas internas en los países de Centroamérica que se beneficien de esto. Obviamente El Salvador ya tiene una tradición con los call centers y ese tipo de desarrollo, pero creo que hay bastante espacio para que, estar cerca de Estados Unidos, te genere beneficios. Pero para eso siempre se necesita una precondición y es tener una macroeconomía sana y ese es el desafío para algunos países, que puedan fortalecer su macroeconomía al mismo tiempo que desarrollan la microeconomía, que tenga más crecimiento.

Ustedes inician hoy (el lunes pasado) su visita en el país. Preliminarmente, ¿qué factores internos ven favorables para la economía? ¿Hay riesgos?

BRIOZZO-5

Foto: DEM

Para empezar por los riesgos, nosotros le dedicamos mucho tiempo a atender la consistencia que existe en toda la estructura macroeconómica de un país. Cada país puede decidir la ecuación macroeconómica que más le resulte y aquí (en El Salvador) se ha optado por la dolarización, que ha traído beneficios en momentos malos, en volatilidades, los precios han sido muy estables y no ha habido riesgo de crisis financiera y eso es muy positivo. Si la opción es la dolarización, esto implica una política fiscal con mayor flexibilidad de la que ha mostrado El Salvador desde que tiene la dolarización. Básicamente, la flexibilidad de tu política macroeconómica queda restringida casi totalmente a la política fiscal; entonces, si uno tiene una política fiscal que va mostrando niveles de déficit elevados, niveles de deuda en aumento, esto le va quitando margen de maniobra a la política macroeconómica. Un tema muy relevante es alcanzar consensos básicos políticos que permitan encarar estos temas macroeconómicos de fondo; para cualquier país, para El Salvador y para cualquier otro, alcanzar estos consensos básicos respecto a qué deuda se emite, qué reformas se pasan, es importante. Sin esto se hace más difícil, se postergan algunas soluciones macroeconómicas que a lo largo del tiempo se hacen más difíciles de solucionar. No es lo mismo solucionar estos temas cuando uno tiene un nivel de deuda del 30 % contra el PIB (Producto Interno Bruto), que cuando uno tiene un nivel del 50 y algo. En fortalezas, creo que El Salvador siempre ha tenido un sector privado muy dinámico, muy emprendedor, y esto sigue siendo un activo que tiene el país y que le permitiría, con las condiciones correctas, comenzar a crecer con más fuerza.

¿Cree que El Salvador ya está en ese punto de tener que tomar medidas drásticas para resolver su problema fiscal?

No, obviamente con el pasar del tiempo los márgenes de maniobra son cada vez menores. Eso es lo que indica el rating (otorgado por S&P el año pasado), es un rating de “B+” y hace no mucho tiempo era  más alto. La idea justamente es que refleje menos margen de maniobra, pero creo que más todavía por este contexto favorable que estábamos hablando, es una gran oportunidad para enfocar estos problemas de fondo. Los contextos internacionales favorables pueden ayudar a generar consensos o pueden ayudar a generar más complacencias, y en la región, en todos los mercados emergentes, tenemos ejemplos de los dos tipos, donde quieras. El tema es ver cómo el liderazgo político-económico del país encara esta coyuntura internacional.

¿Cómo podría afectar a El Salvador el alza en las tasas de interés internacionales?

A nosotros no nos genera una enorme preocupación la suba en las tasas de interés. En general, tampoco es saludable para los mercados de capital que las tasas sean tan bajas durante tanto tiempo, que haya una enorme liquidez en los mercados internacionales, de repente hay entidades – Gobiernos o entidades privadas – que acceden a más financiamiento, a más deuda de la que deberían. Lo estamos viendo ahora en América Latina, en los últimos ocho años la deuda que más ha crecido es la externa privada, no tanto del Gobierno, y por ahí hay algunas empresas, en Brasil por ejemplo, que no necesariamente tienen una enorme solvencia como para enfrentar mayores niveles de endeudamiento. Entonces, que haya una normalización nos parece que es saludable. El riesgo es que la normalización se dé de forma muy abrupta, pero no parece ser el caso, todo parece indicar, por los mismos indicadores de la economía estadounidense, que no son muy concluyentes respecto a la fortaleza de la recuperación, que será de forma gradual. Obviamente conlleva riesgos pasar de un estado a otro, y creo que para Centroamérica y para México, hay un anclaje natural. La suba de tasas va a llegar en la medida en que se recupere la economía de Estados Unidos y sí, va a salir más caro financiarse en los mercados internacionales, pero habrá una recuperación de la economía real que trae enormes beneficios.

Respecto a la calificación de riesgo, que ustedes redujeron en su revisión anterior, ¿qué podría mejorar o empeorar ese rating?

Es básicamente una combinación de dos cosas y la primera es la más fundamental: acuerdos básicos en cuanto a qué modificaciones se pueden hacer en este caso a la política fiscal, de modo de contener el aumento que venimos viendo en los niveles de endeudamiento. A veces es más importante cuán robusto sean los acuerdos más que la situación fiscal en sí misma, obviamente sin despreciar ninguna de las dos cosas. Desafíos fiscales poco ambiciosos un nivel de polarización muy grande a nivel político puede terminar con efectos negativos sobre la calificación, y en otros países pueden haber desafíos muy grandes a nivel fiscal pero de repente hay acuerdos básicos, que no implica estar de acuerdo en todo; pero acuerdos básicos sobre qué cosas se pueden modificar. La segunda parte es el crecimiento económico, porque el crecimiento económico puede hacer esta primera tarea de encontrar acuerdos básicos sobre lo fiscal más fácil o más difícil. Lograr consolidaciones fiscales con recesión o de bajo crecimiento es un desafío político de gran envergadura. Lo estamos viendo en Brasil en este momento. Brasil tiene que lograr una consolidación fiscal pero tiene que hacer algo con su recesión, es una tarea muy, muy difícil. Vuelvo al tema de la coyuntura, si la coyuntura es más favorable y se logra crear la cosmovisión de que son necesarios acuerdos fiscales, puede haber buenos resultados. Si se seguimos viendo lo mismo, que no se ponen de acuerdo, la polarización continúa y la situación fiscal se va poniendo cada vez más difícil, el rating va a seguir respondiendo a esa tendencia.

¿Qué dice la calificación de riesgo actual de El Salvador? ¿Qué advertencias nos está haciendo? ¿Cómo se ubica el rating de El Salvador respecto al resto de la región?

Es una calificación baja. El Salvador ha llegado a ser con nosotros “BB+” en algún momento. Nosotros nunca lo tuvimos en grado de inversión pero “BB+” era la calificación que estaba justo por debajo del salto a grado de inversión. Desde ahí ha venido cayendo, tres escalones, hasta la calificación actual que es “B+”. Refleja un grado de vulnerabilidad a shocks, que pueden ser externos, como si el entorno internacional – que hoy se ve un poco más favorable – se volviera más difícil, esto lo haría más vulnerable; y también cuestiones internas como lo que hablábamos de la polarización política más desafíos fiscales importantes. Sí, incorpora niveles importantes de vulnerabilidad. En cuanto al resto de la región, nosotros hace dos meses nosotros decíamos que el 80 % del PIB de la región era grado de inversión, pero Brasil representa algo como el 36 % del PIB de la región, así que hoy, cerca del 40 y algo del PIB de la región es grado de inversión. La mayor parte de los países están calificados en el nivel más bajo del grado de inversión o la categoría que le sigue, que es “BB”, que son un poco más altas que la que tiene El Salvador. Antes de 2007, solo el 25 % del PIB de la región era grado de inversión, o sea que en los últimos 10 años, América Latina como un todo mejoró mucho su calidad crediticia, que es un proceso inverso al que siguió El Salvador. Nosotros siempre decimos ¿fue suerte o fue mérito? Porque, en realidad, el contexto internacional favorable ayudó mucho a estas economías de Suramérica a mejorar sus índices de vulnerabilidad, sus niveles de deuda, pero también es un cambio de paradigma en la cuestión macroeconómica, donde de repente empezamos a ver muchos países con sistemas de metas de inflación, con tipos de cambio flotante, con leyes de responsabilidad fiscal, que con distintos niveles de éxito pero que generaron un anclaje importante. Hubo suerte, cierto, no para Centroamérica pero sí para el resto, pero esa suerte fue en general bien utilizada. No por todos, porque ahí tenemos el ejemplo de Venezuela, que tiene la categoría más baja, Argentina que está en default, o sea que no todos estos países que se beneficiaron pudieron utilizar este contexto a favor.

¿Puede llegar El Salvador a un default?

Ahora mismo nosotros tenemos una perspectiva estable (para la calificación de riesgo). Como todo país o Gobierno, depende de las medidas que se vayan tomando. La calificación no está cerca del default, tiene varios escalones. Cuando la perspectiva es estable significa que hay un equilibrio entre los factores positivos y negativos.

¿Cómo visualizan el impacto del crimen en la calificación?

Es un factor sobre el que es difícil contar con información, pero lo vemos desde dos puntos. Uno es el impacto que tiene en la actividad económica y en qué medida encarece la actividad o la hace menos viable, porque en definitiva termina siendo un problema de costos. Este es un tema que ha estado por muchos años y lentamente se ha vuelto cada vez más importante. El segundo aspecto es más macro, en el sentido de que, en qué medida el aumento de la inseguridad hace más difícil la implementación de política pública. Es un tema que hemos visto en varios países, la discusión del Estado fallido y demás, creo que aquí son dos temas muy importantes pero existe aún margen de maniobra para encontrar una solución y volvemos al tema de los acuerdos básicos.

Calificación lastrada por la falta de diálogo

En diciembre del año pasado, S&P anunció que había decidido reducir la calificación de riesgo de la deuda soberana de El Salvador a “B+” con perspectiva estable. Anteriormente tenía un rating de “BB-”.

La calificación de riesgo soberano es una forma de medir la capacidad que un Gobierno tiene para honrar sus compromisos de deuda.

Al menos en las últimas tres revisiones de la calificación de riesgo, Standard & Poor’s ha advertido de la necesidad de que el país ponga un alto a su polarización política, pues esta permanente confrontación impide que se alcance consenso en las políticas de reactivación de la economía, así como en los asuntos fiscales.

S&P visitó el país la semana anterior para evaluar si hay avances en estos ámbitos, especialmente el relacionado a la polarización. De ello dependerá el rating que se le aplicará al país. Junto a Briozzo llegó al país la especialista en riesgo soberano Abril Cañizares, y Alfredo Calvo, director de Calificaciones de Instituciones Financieras.

publicidad
Notas Relacionadas


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 4 [name] => Economía [slug] => economia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 4 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 6001 [filter] => raw [cat_ID] => 4 [category_count] => 6001 [category_description] => [cat_name] => Economía [category_nicename] => economia [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 6 [name] => Economía Nacional [slug] => economia-nacional-economia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 6 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 4 [count] => 3036 [filter] => raw [cat_ID] => 6 [category_count] => 3036 [category_description] => [cat_name] => Economía Nacional [category_nicename] => economia-nacional-economia [category_parent] => 4 ) [2] => WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) 1
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 4 [name] => Economía [slug] => economia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 4 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 6001 [filter] => raw [cat_ID] => 4 [category_count] => 6001 [category_description] => [cat_name] => Economía [category_nicename] => economia [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 6 [name] => Economía Nacional [slug] => economia-nacional-economia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 6 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 4 [count] => 3036 [filter] => raw [cat_ID] => 6 [category_count] => 3036 [category_description] => [cat_name] => Economía Nacional [category_nicename] => economia-nacional-economia [category_parent] => 4 ) [2] => WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) 1
WP_Term Object ( [term_id] => 14 [name] => Principal [slug] => principal [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 14 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 14584 [filter] => raw [cat_ID] => 14 [category_count] => 14584 [category_description] => [cat_name] => Principal [category_nicename] => principal [category_parent] => 0 ) 1
Simple Share Buttons