Cerrar [X]

Editorial

El escenario para Rousseff es muy complicado

Martes 19, Abril 2016 - 12:00 am

El Congreso brasileño dio el domingo el primer paso para una eventual destitución de la presidenta Dilma Rousseff, un camino que parece irreversible para la mandataria, cuyo principal líder, Lula da Silva y su partido -el PT- están sumidos desde hace meses en varios escándalos de corrupción.

Pero en este caso, la acusación central contra Rousseff es por violar normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal. Es decir, utilizaba fondos de bancos públicos para tapar las cifras oficiales de déficit y exhibir mayor equilibrio entre ingresos y gastos, una práctica prohibida por una ley de Responsabilidad Fiscal. En otras palabras, como lo han hecho muchos gobernantes en América Latina y en El Salvador, violaban la legislación respecto a la salud fiscal del país, dando la impresión de que todo estaba bien.

El problema es también el desgaste de Rousseff,  del PT y de Lula, ante la opinión pública, tras repetidos escándalos de corrupción como el Lava-Jato o Petrobras. La imagen de éxito que tenía Brasil hasta hace unos años, parece ahora lejana o artificial y sus pronósticos económicos  no son nada alentadores.

publicidad

La movilización contra Rousseff es cada vez mayor y su eventual destitución refleja el empoderamiento de los pueblos para repudiar a los gobernantes que les fallan.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Simple Share Buttons