Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El fútbol une a la sociedad

Eugenio Chicas / Diputado del FMLN al Parlacen

miércoles 18, julio 2018 - 12:00 am

Terminó la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 con la victoria de la selección de Francia, un segundo éxito logrado 20 años después de su primera victoria mundialista de 1998, cuando su territorio fue anfitrión. En aquella ocasión el seleccionado galo se impuso a Brasil, vimos entonces destacadas figuras de jugadores de la talla de Zinedine Zidane considerado en su época uno de los mejores de todos los tiempos.

Ahora apreciamos una robusta pero diferente selección francesa en la que se destacó una mayoría de tez negra, un equipo cohesionado, estrategia clara y un severo entrenamiento reflejado en la capacidad física. Esto es resultado, entre muchas cosas, del buen tino de sociedades europeas más abiertas que saben integrar a las minorías, reconociendo los talentos de buena cepa, en este caso, de muchos jugadores originarios de la más diversa descendencia del continente africano.

Otra nueva y buena lección de Europa, además del Acuerdo sobre Cambio Climático, es la genuina apertura comercial y el Tratado Nuclear con Irán, pero sobre todo la ejemplaridad ante gobernantes de otras potencias que no saben distinguir las tendencias integradoras de los nuevos tiempos y se proponen construir muros que nos separan.

publicidad

La otra novedad de este Mundial es la selección de Croacia, país que se alza como subcampeón en su quinta participación mundialista desde su formal debut en Francia 98, donde obtuvo un meritorio tercer lugar. Por supuesto, la historia futbolística de Croacia no comienza con su independencia nacional en 1991; esta nación como parte de la anterior Federación de Yugoslavia siempre tuvo tradición deportiva y jugadores destacados, tanto bajo su pertenencia a la primera Yugoslavia de principios del siglo anterior, como en la segunda Yugoslavia surgida de la Segunda Guerra Mundial. La nación croata se distinguió siempre en distintas disciplinas del deporte.

Para nosotros como país es ejemplar que una pequeña nación como Croacia, de apenas 4,2 millones de habitantes y 56 mil km2, que también superó de manera parecida un cruento conflicto armado durante cuatro años tras su proceso de independencia y que en comparación con grandes potencias deportivas no cuenta con significativas infraestructuras, ni mayor presupuesto para el deporte, haya obtenido tal resultado. Croacia, sin embargo, desde hace muchos años se ha caracterizado por fomentar un alto espíritu patriótico, unidad e identidad nacional y mucho fomento del deporte escolar y comunitario.


Este evento deportivo de semejantes proporciones, también nos deslumbró por el imponente uso de novedosa tecnología apropiada que hace más preciso el control y desempeño del deporte. La inclusión del videoarbitraje (VAR), tecnología que comenzó a experimentarse hace tan solo dos años en un encuentro entre Francia y España, constituye un avance que promete una nueva era en la certeza de la aplicación de las normas deportivas.

De la misma forma la introducción del balón inteligente, Telstar 18, con nuevos materiales aerodinámicos y un chip incorporado, marca una nueva época. Ciertamente, esta tecnología de radio frecuencia de campo (NFC) no es nueva, inició hace 15 años y ha sido útil en procesos de producción industrial; aplicado al fútbol fue probada en marzo de este mismo año en un encuentro entre Alemania y España y permite una extraordinaria precisión en medición de la posición, trayectorias y puntos de impacto del balón, que además de mejorar las definiciones arbitrales constituye una herramienta evaluativa que mide el desempeño y efectividad de los jugadores en campo y en entrenamiento. Por supuesto que este conjunto de tecnologías, algunas de ellas todavía serán privativas a los países en vías de desarrollo, pero desde ya nos indican los nuevos retos y tendencias.

Las novedades nos abarcan a todos, la tecnología en las comunicaciones nos trasladó paso a paso todas las incidencias del mundial desde distantes latitudes, incluso hasta nuestros celulares de alta gama, incluidas las imágenes accidentales de inesperados youtuberos que nos mostraron que nada debajo del cielo está oculto, exhibiendo imágenes de reconocidas personalidades amantes del deporte de alto rendimiento.

Más allá de nuestros anhelos azul y blanco y de lo esperanzador que resulte para nuestra Selecta ir al próximo mundial en cuatro años, lo cierto es que necesitamos urgentemente profundizar la promoción del deporte desde el enfoque de la salud física y mental, orientada a los programas de prevención contra la violencia, flagelo contra el que todos estamos obligados a contribuir.

El fútbol es un deporte de masas que cuenta con gran popularidad, son relevantes los múltiples esfuerzos interinstitucionales de nuestro gobierno central y municipalidades por mejorar la infraestructura deportiva; a estos esfuerzos debemos sumar el torrente activo de lo que puedan aportar la empresa privada, las ONG, las Asociaciones para el Desarrollo Comunitario (Adescos) con la meta de acrecentar y  canalizar de manera constructiva el torrente de energía social que encuentra en este deporte una razón de unidad.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.