Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El informe de la OEA sobre las elecciones en Honduras

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

martes 19, diciembre 2017 - 12:00 am

Terminé  este artículo en altas horas de la noche de este domingo al finalizar la conferencia de prensa de la Misión de Observadores Electorales de la OEA.

A mi parecer, fue muy claro aunque no es lo que uno ni otro hubiera querido escuchar; es decir, con la contundencia que el pasionismo actual exige, o con el básico deseo de saber la verdad, pero dentro de las funciones de los observadores internacionales, creo que hasta excedió las expectativas de cualquier sesudo e imparcial analista.

El gobierno y el Tribunal Supremo Electoral (TSE) les abrieron las puertas para indagar, y no lo desperdiciaron, incluso se apoyaron de técnicos e incluso de un experto analista en materia de elecciones de una prestigiosa universidad de los EUA.

publicidad

No dejaron bien parado al país. Para nada.

Si se puede “encapsular” en pocas palabras el informe estas serían las conclusiones:


El sistema de cómputo fue malo, muy malo, de bajo nivel, no permite la transparencia ni la confiabilidad.

Hubo otras deficiencias, además, la existencia de un enlace remoto desde la empresa de procesamiento de los datos contratada, lo cual no es posible porque da lugar a manipulaciones. Lo más delicado: que se cayera el sistema fue otro gran error, y que al cambiar el servidor por otro sucediera que no dejara evidencia de lo que había pasado. Eso es grave.

Por otra parte, el TSE dio un mal aspecto del proceso al no dar resultados parciales, sino hasta la 1:00 a.m. del siguiente día, y coronó una serie de errores cuando el martes y miércoles dejó de aportar datos o actualizarlos por más de 13 horas, de las cuales seis hubo un silencio total.

Pero, a pesar de todo esto, por lo limitado de su auditoría, ya que no fue “invasiva”, no podrían determinar un dolo, es decir, un fraude, pero sí demasiados errores.

Mencionar lo que hicieron: un cotejo de poco más de 300 actas de las mismas mesas que tenían TSE, Partido liberal, Partido Nacional y la Alianza, y que los resultados son similares, quedando en los cuatro paquetes de actas, en primer lugar, el Nacional y, en segundo, la Alianza, con diferencias muy mínimas entre unas y otras.

Si hay errores en el llenado de las actas, eso es evidente, así como lo peligroso que es dar credenciales sin foto, sin nombre, pero no hablaron de fraude en las mesas.

En cuanto a la comparación de los datos históricos de las votaciones en los departamentos de Lempira, Intibuca y La Paz, en los que la oposición señalaba una anormal afluencia de votantes, contrataron un experto que concluyó que no había nada de anormal. Analizó el comportamiento de dichos departamentos, sobre todo el de La Paz, y concluyó que desde las elecciones de principios del 2000 hasta esta última había un comportamiento dentro de lo aceptable.

Que si bien había sido algo muy raro (la expresión es mía), que con el 68 % de las actas escrutadas la tendencia, que a ese punto era a favor de la Alianza, haya cambiado con el resto de actas, no concluyen de forma contundente que se debiera a una manipulación de los paquetes lectorales que llegaron tarde.

Se señalaron muchas deficiencias en la instalación de las mesas, las actas de inicio, las de cierre.

En conclusión, el sistema es malo y no permite credibilidad, pero no pudieron detectar una clara e indubitable intención de fraude.

Queda la terrible sospecha de qué pasó en esas seis horas en que el sistema enmudeció.

Mi deseo hubiera sido una segunda vuelta, el margen es demasiado estrecho y las dudas son demasiado serias como para que se sienta que tiene legitimidad el gobierno.

Ahora a esperar las impugnaciones.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.