Blog

miércoles 4, marzo 2015 | 11:35 am

Cuando nos proyectamos en el futuro deseamos que todos nuestros anhelos, sueños y creencias se hagan realidad, nos enfocamos en ello y lo atraemos por medio de nuestras ideas que nos atraen a nuestras emociones lo que hace recurrente que surjan los sentimientos. En primer lugar se debe de  reconocer estos sentimientos para luego adaptarlo a tu sistema y a los diferentes sistemas de los cuales eres y no eres parte tanto de tu vida profesional como organizacional.

Al atraer y reconocer estas emociones corresponderá al sistema o al universo a atraerlo mucho más, primero lo debes de incorporar en ti  para luego sentir-se bien contigo  mismo porque al sentirse bien es lo que se emite como señal para la atracción, y se comienza a sentirse cada vez mejor y así crear el liberador de tu vida organizacional.

¿Qué te corresponderá hacer para ser el liberador de tu vida?

Existen pasos de los cuales puedes y debes seguir, en un primer lugar es el pedir, enfocarte en lo que quieres en las aéreas de tu vida y te hago la pregunta:

¿Qué quieres en realidad?

Luego de analizar y reflexionar sobre lo que quieres debes de creer que eso ya es parte de ti o tuyo, puede ser acerca del proyecto del cual quieres ser parte o la creación de uno nuevo, se trata de una fe inamovible, tenemos que ver como se manifestará, como será mostrado y como lo aplicaremos.

El recibir y el sentirse bien se pone en sintonía y hace el proceso creativo. La herramienta que me acerca más a ello es un proceso de coaching, el cual trata acerca de la transformación de la persona que es parte de equipos de trabajo los cuales a su vez son parte de organizaciones.

El poder llevar a cabo un proceso de coaching hace potencializar a la persona y que esta siga y continúe con el proceso creativo para lo logro de los o  de sus proyectos organizacionales.