Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El luto nos dura 15 días

Jessica Lemus / Colaboradora

viernes 27, abril 2018 - 12:00 am

No es que no haya homicidios todos los días en El Salvador, no es que tras de cada muerte no haya una familia y un futuro que lamentar, no es que la muerte de Karla Turcios sea más lamentable que las decenas de vidas diarias perdidas en este país. Lo que pasa es que por un patrón cíclico después de cada cierto tiempo, una de esas muertes sacude el esqueleto social y nos sensibiliza, tal vez es un afán de la realidad para recordarnos que no todo es partidos de fútbol y espectáculos deplorables propiciados gratuitamente por la clase política de turno.

Hoy le tocó a Karla prestarle el rostro a los flagelos que nos desangran diariamente: La violencia y la impunidad. Y no son nuevos, no señor. Hace más de 20 años tuvo rostro de niña, se llamó Katia, y se nos ha presentado últimamente con demasiada frecuencia, los vimos en las redes y medios con nombres como Rosa, Lilian, Carla… Aunque también toma la forma de niños, adultos y jóvenes anónimos que son sacrificados en el ritual perverso de la deshumanización y la tolerancia.

Surgen con rostros de impacto y la sociedad se mueve hasta sus cimientos, convulsiona por la ira y la indignación, se manifiesta en mensajes de condena y repudio, las muertes son adornadas con cientos de condolencias –entre las sinceras y las forzadas– y los representantes de las Instituciones públicas encargadas de velar por los derechos humanos –entre ellos la vida– se rasgan las vestiduras y lanzan gritos de condena y amenazan y se comprometen a encontrar a los culpables, y se envían mensajes a los familiares, y se presencian discursos en el Salón Azul, llenos de retórica y falacias.

publicidad

Se escriben columnas y miles de valientes virtuales se solidarizan con el dolor del salvadoreño trabajador, de aquel que sale a su trabajo sin saber la certeza del retorno, del que besa la frente de su hijo dormido esperando volver a verlo al final del día, de la madre que reza y suplica protección. Y el pueblo se une. Pero de repente surge un nuevo show político, se anuncian las fechas de la Liga de Campeones y el pueblo olvida. El luto solo dura 15 días.

Pero dentro de poco tiempo alguien más morirá de manera cruel y despreciable, y Karla será relevada de los medios, otro será el rostro de la violencia y la impunidad, iniciaremos el ciclo y volveremos a olvidar, y así hasta que la indiferencia y la cobardía nos duren.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.