Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El marxismo en la teoría del estado

Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional / Autor: Dr. Darío Villalta Baldovinos

viernes 24, febrero 2017 - 12:00 am

Nota del Comité Editorial: reproducimos párrafos del doctor Darío Villalta Baldovinos contenidos en su obra “Teoría del Estado”,  de reconocida excelencia. Falleció el 13 de junio de 2016 siendo miembro de este Instituto. Es acreedor a nuestro sentido homenaje póstumo como jurista, patriota e intelectual sobresaliente. Fue por muchos años juez, y  profesor titular de Teoría del Estado en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador; asimismo sirvió la cátedra de Ética Profesional; fungió como presidente del Instituto Morazánico Centroamericano, Sección El Salvador, y como directivo de la Sociedad Bolivariana.

El tema  ideológico seleccionado es muy INTERESANTE en la realidad política pluralista constitucional. ASÍ ESCRIBIÓ:

“El Marxismo: El marxismo tiene como objetivo abolir la explotación del hombre por el hombre, siendo el Estado con su poder político, el principal instrumento para que esa explotación se consuma, pues al surgir la propiedad privada y las clases sociales irreconciliables, los poseedores y desposeídos, el instrumento idóneo que tiene el Estado para mantener la hegemonía de una clase sobre la otra es el poder estatal. Se deduce entonces que hay que abolir la propiedad privada y las clases sociales, lo que hace que se extingan el Estado, el Derecho y el Poder Político. Para llegar a esa etapa, que es cuando se produce el comunismo, se vale del mismo Estado, y su elemento esencial como lo es el poder, a través de un lapso indeterminado constituido por el socialismo, bajo la dictadura del proletariado. Dentro de la dictadura del proletariado se crean las condiciones objetivas y subjetivas para que el Estado y su poder, se extingan debido a su inoperancia, ante una sociedad que ya no lo requiere. El Estado, fijarse bien, no se destruye, se extingue. Ahora bien, para alcanzar la sociedad comunista, tiene que regir un poder estatal enérgico, con la dirección obrera de la dictadura del proletariado. Trotski, refiriéndose a esta etapa dice que al modo como una lámpara antes de apagarse flamea de nuevo, así el Estado, antes de desaparecer, adopta la forma de la dictadura del proletariado, es decir, de un Estado fuerte, que interviene imperativamente en todos los aspectos de la vida de los ciudadanos. Marx, Engels y Lenin, son los principales exponentes de esta tesis.” (Opus citada, páginas 188 y 189, 2ª edición, Editorial Universitaria, 2002).

publicidad

“Carlos Marx (1818-1883), nació en Tréveris, Alemania; su padre era abogado, estudió en las Universidades de Bonn y Berlín. En sus años mozos fue entusiasta de la filosofía de Hegel, pero posteriormente se aleja de éste filosóficamente, planteando lo fundamental de su doctrina. Relacionando el materialismo dialéctico al materialismo histórico, mediante un estudio minucioso del capitalismo, da nacimiento a su antítesis: el proletariado. Esto da lugar a considerar a la lucha de clases como motor de la historia desde el origen de éstas hasta el presente; y que desembocará en la revolución social conducida por el proletariado, lo que da origen a la dictadura de esta clase, dentro de la cual se producen las condiciones objetivas y subjetivas en las que desaparecerán las clases y se realizará el comunismo.” (Página 126).

“En fin todos los Estados que han existido, existen o existirán constituyen una dictadura. Es decir el término no se toma como sinónimo de gobierno autoritario o totalitario, el sentido es otro: lo que se toma en cuenta cuando se dice que todo Estado es una dictadura, es la dominación política y económica de una clase sobre la otra. Esta dictadura se ha ejercido de hecho y de derecho en el esclavismo y el feudalismo; y sólo de hecho en el capitalismo en el cual con declaraciones como “todos los hombres son iguales ante la ley”, se encubre el carácter clasista de la sociedad estatal”. (Páginas 135 y 136).


“En todo caso partamos del principio de que el Estado, como toda obra humana es susceptible a cambios; por lo que cualquier afirmación está sujeta a ser revisada y actualizada como producto de la historia”. (Introducción, página vii).




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.