Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El nacimiento de Jesucristo

Jaime Ramírez Ortega/Consultor legal y de negocios

sábado 24, diciembre 2016 - 12:00 am

En el tiempo en que nació Jesús, había pastores que hacían vigilias por la noche para proteger a sus rebaños (Lucas 2:8). Lo cual explica que los rebaños se quedaban al aire libre desde la semana antes de Pascuas que es a finales de marzo y no volvían hasta mediado de noviembre.  Por lo tanto, pasaban el invierno resguardados en las majadas, y ese detalle basta para probar que la fecha tradicional de Nochebuena en invierno tiene pocas probabilidades de ser exacta, puesto que el Evangelio nos dice que los pastores estaban en los campos.

No obstante el recordar la fecha del nacimiento de Jesús, es un gesto noble de parte de la Iglesia Católica, ya que lo cierto es que Jesús bajo del cielo y anduvo entre nosotros, padeciendo dolor, tristeza, y sufrimiento en la cruz del calvario para que todo la humanidad pueda ser salva por obra y gracia del Señor Jesucristo. De modo que para optar a esa gracia que es el regalo inmerecido que Jesús otorga, solo se debe creer con fe y arrepentirnos de nuestros pecados, para dar como fruto, el amar a Jesús con toda nuestras fuerzas y amar al prójimo como a uno mismo.

Es decir que debemos buscar en todo momento estar limpios y puros del alma, sin guardar ningún resentimiento o raíz de amargura contra el prójimo. Un ejemplo de pureza lo encontramos en la naturaleza, con un animalito llamado  “Armiño”  que de forma increíble se cuida para no ser manchado, especialmente en invierno cuando su pelaje se torna más blanco de lo normal, debido a la característica de limpieza, los cazadores toman ventaja.

publicidad

Dado que  cubren la entrada de la cueva del Armiño con lodo y esperan a que llegue a su cueva, cuando finalmente llega y  ve la entrada de su vivienda cubierta de lodo, el Armiño en lugar de limpiarla su entrada para refugiarse en su cueva, pues prefiera enfrentar a los perros de caza, con los cuales siempre sale perdiendo. De esta manera el animalito pierde su vida para mantenerse puro y limpio.

De manera que los cristianos del siglo XXI,  no debemos contaminarnos con los placeres y las vanidades que ofrece el mundo y recordar que el significado de la navidad es el nacimiento de Jesús, y no otras fiestas extrañas que solo evocan el libertinaje desmedido que llevan a emborracharse o endrogarse en bacanales y carnavales cuyo origen es pagano. Jesús demanda de su iglesia que este sin manchas y sin arrugas,  una iglesia que este dispuesta a rechazar la pagano  que se ha infiltrado, aunque esto le cueste perder popularidad.


Tal como lo hace el  Armiño que prefiere morir antes de volverse impuro o ensuciarse con lo pagano. Cuando Jesús dio el sermón del Monte dijo: “Bienaventurados los de limpio corazón porque ellos verán a Dios”. La pureza y la limpieza del alma causan alegría verdadera mientras que la impureza del pecado solo causa dolor y mucha tristeza. Es imposible que las personas sean felices, cuando manchen su conciencia con conductas y acciones libertinas y carentes de integridad.

Algunas personas creen que “la buena vida” es el resultado de una conducta licenciosa y transgresora, sin embargo se equivocan, pues nunca llegaran a la genuina felicidad y gozo que solo proviene de tener comunión con nuestro glorioso Señor Jesucristo. Evidentemente no es fácil superar un mundo lleno de placeres y encantos que son fácil adquirir, pero con la ayuda de Jesucristo lo podremos superar, dado que él nos ha dado un espíritu de amor, poder y dominio propio. El rey Salomón nos aconseja: “Sobre toda cosa guarda tu corazón, porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).

Ese corazón es la mente, el pensamiento, el alma, y solo puede conservarse puro cuando el Señor Jesucristo lo controla con su presencia en la vida de todo aquel que voluntariamente recibe a Jesús como su Señor y Salvador. La mente siempre tiende a alojar malos pensamientos e inclinarse hacia el mal, pero el poder transformador de Jesucristo puede cambiar el cauce de la actividad cerebral por un camino seguro de limpieza espiritual.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.