Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El que no vive para servir, no sirve para vivir

Jaime Ulises Marinero / Periodista

martes 7, noviembre 2017 - 12:00 am

Hace algunos días fuimos juramentados los directivos de la organización Unión de Ciudadanos Olocuiltenses Solidarios (UNICOS), una asociación sin fines de lucro, respetuosos y fomentadores  de la convivencia social, sin criterios ideológicos-partidarios y con la clara  misión de servir y ser solidarios con quienes lo necesitan. El requisito para ser miembro de UNICOS es querer servir a los demás sin esperar nada a cambio, más que una sonrisa (a veces lágrimas) de agradecimiento.

UNICOS fue fundada en 2012 y dos de nuestros fundadores, Carlos Roberto Gálvez y Rosa María Escalante, profesionales jóvenes y serviciales, ya partieron al cielo, dejando el legado de la asociación. Desde que surgimos visualizamos la forma de ayudar a la gente necesitada para devolver un poco lo que Dios nos ha dado.

Desde 2012 nos hemos apoyado en olocuiltenses que residen en diferentes ciudades de Estados Unidos y otros países, y aunque son pocos los que de verdad ayudan, seguimos motivados para seguir adelante. Algunos amigos  vecinos olocuiltenses también nos  ayudan a servir, porque confían en nosotros. En más de  cinco años hemos recibido elogios que nos satisfacen, pero que no son nuestro objetivo. También hemos recibido muchas críticas negativas de personas que no aportan y que tampoco nos conocen; pero es comprensible, porque nadie apedrea al árbol que no da frutos y nosotros apenas estamos comenzando a darlos. Dedicamos nuestro tiempo y recibimos agradecimientos.

publicidad

Cuando hemos donado sillas de ruedas, entregado becas, capacitado a niños y adolescentes, dado medicinas, regalado canastas navideñas y juguetes, quebrado piñatas, rendido homenajes, sentimos que estamos cumpliendo parte de nuestro deber ser. Uno de los abrazos más tiernos lo recibí de una ancianita a quien tuve el honor de entregarle su canasta navideña. Verla sonreír y llorar al mismo tiempo fue grandioso. Desgraciadamente falleció meses después, pero de ella me quedan su abrazo y su sonrisa.

Entregando ayudas nos ha ocurrido de todo. Una vez  en la zona rural fuimos rodeados por pandilleros que nos pidieron juguetes y canastas navideñas para sus hijos y familia. Tuvimos que dárselas y comprendimos que a pesar de todo, ellos aman a sus madres y a sus hijos. Otra vez un ebrio, luego de entregarle un donativo para su nieto,  nos siguió con un machete al confundirnos con los pandilleros que dos días antes habían asaltado a su familia.  Hemos llegado con ayuda a comunidades que ni las autoridades de seguridad ingresan por miedo a los delincuentes.


Entregando regalos navideños descubrimos en una zona remota a una familia extremadamente pobre que en diciembre de 2012 tenía nueve hijos. Un año después los volvimos a visitar y ya había otro bebé. Cada año que llegábamos encontrábamos a un miembro más de la familia. Ahora ya es una docena de hijos, cuyas edades oscilan entre los 18 y un año. Esa familia empobrecida, sin acceso a la educación ni a la  salud, más que de nuestra ayuda ocasional, requiere apoyo estatal, para orientarlos, para exigir que los niños tengan acceso a la educación y a la salud. No basta con llevarles canastas navideñas, juguetes, ropa y otros insumos. Esa familia es tan pobre que ni los políticos en campaña la han visitado alguna vez.

Como UNICOS vamos a seguir bajo el axioma de la Beata Madre Teresa de Calcuta, quien alguna vez dijera : “El que no vive para servir, no sirve para vivir”. No esperamos elogios, aunque sí muchas críticas, pero realmente le apostamos a resolver, aunque sea ocasionalmente, la necesidad de los más desprotegidos. Por eso también apoyamos a la niñez y juventud, capacitando a estudiantes sobre liderazgos juveniles, sobre convivencia social, sobre valores y sobre temáticas que les ayuden a ser mejores ciudadanos.

Como UNICOS pretendemos ser un canal o soporte para que otros ayuden. Confiamos en las instituciones, en las empresas, en la ciudadanía para seguir con este derrotero. Aspiramos a que en el futuro otras generaciones hagan mejor las cosas y sigan con el estandarte que nos heredaron Carlos Gálvez y Rosa María Escalante. En UNICOS nuestro lema es “Orgullosamente Olocuiltenses” porque servir a los demás nos llena de orgullo, satisfacción y sobre todo de mucha fe.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.