Cerrar [X]

Empresarial

El recuerdo de un empresario y líder exitoso

Roxana Lemus

lunes 31, julio 2017 - 12:00 am

En el universo de la caficultura salvadoreña el nombre de Dieter Brodersen no es ajeno. Un ciudadano alemán que llegó al país en 1954, dedicó su vida a la producción y exportación del café, y encaró con mucho positivismo las crisis que amenazaban la comercialización del llamado grano de oro.

Brodersen, quien falleció el pasado 25 de julio a causa de un derrame cerebral, fue recordado por su familia en el  marco de un triduo de misas que tuvo lugar en el Complejo Funerario Montelena.

Erika de Brodersen aseguró que la vida de su esposo estuvo marcada por el trabajo y el amor a su familia. La pasión por el grano de oro venía en sus venas, “su familia en Alemania eran tostadores de café”.

publicidad

Tras establecer relaciones con  Amadeo Canessa, llegó a El Salvador  para encargarse de la compañía de éste y estar al frente del beneficio que los Canessa tenían en Santiago de María, Usulután. Posteriormente laboró para La Laguna S.A. de C.V.  y luego pasó a trabajar con Cafeco, después de unos años, según su esposa, creó la Compañía Agrícola Calistemo.

“Él empezó a trabajar cuando El Salvador recién había exportado, creo yo, el millón de quintales; vio el crecimiento entre 1979 y 1980, que fue la mayor cosecha que tuvo el país, la cual rondó casi los cinco millones y nos dejó ahora con una producción de 700 mil quintales. Prácticamente mi papá vio el ciclo de crecimiento  y ahora nos deja, inclusive, con menos de lo que tenía cuando él vino”, recordó Andreas Brodersen hijo, quien también mencionó que, ante las dificultades y situaciones como la Reforma Agraria y la nacionalización de las exportaciones, su padre siempre fue un hombre muy positivo.


Además de su buena actitud para encarar los problemas, señaló, era humilde y activo. Dieter Brodersen fue uno de los fundadores de la Escuela Alemana, de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (Abecafé) y de la Cámara Alemana Salvadoreña de Comercio e Industria (CAS), según su esposa e hijo.

Ahora sus historias (como las que vivió en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial) y sus valores como la bondad, compromiso, confianza y responsabilidad son parte del legado que ha dejado a una familia que se enorgullece de su nombre.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Naviera COMISA recibe el premio de la CAS 2016

COMISA fue fundada en 1952 por los hermanos Kurt, Gerd y Claus Nottebohm....

MÁS INFORMACIÓN
Premian trayectoria de la alemana Casa Alimex

La Cámara destacó el trabajo de la empresa en fortalecer relaciones entre El Salvador y Alemania....

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.