Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El Salvador cultura sin cabeza

Miércoles 16, Diciembre 2015 - 12:00 am

El Salvador termina 2015 con la cultura nacional descabezada, el último secretario fue defenestrado. Desde 2009 cuatro personas han estado al frente de la Secretaría de Cultura, todas por tiempos muy cortos, han sido destituidas o “renunciaron”, ninguna dejó huella y la cultura nacional sigue: muy bien gracias.

La cultura es el conjunto de tradiciones, creencias y costumbres que caracterizan a un pueblo. Es un tema central de país, pues la cultura es la que da sentido de pertenencia. La importancia de la cultura reside en el hecho de que a través de ella, la sociedad encuentra un punto común, que es la identidad, es lo que somos. La cultura explica también de dónde venimos.

La cultura es un derecho fundamental, todos tenemos derecho a participar en la vida cultural, a la protección, el desarrollo y la difusión de la ciencia y la cultura. Como derecho debe ser protegido y reivindicado, sobre todo cuando está claro que los derechos culturales, son un factor de desarrollo, que puede llevar a los ciudadanos a orientar sus vidas hacia un futuro mejor.

publicidad

La cultura no es una cuestión menor, sino que se trata de algo absolutamente fundamental, del modo como preservemos, promovamos, fomentemos y difundamos nuestra cultura va a depender, en definitiva, la subsistencia o muerte de la nación. La cultura es el patrimonio de la sociedad y su preservación, promoción y difusión, corresponde al Órgano Ejecutivo.

Si la cultura es el fundamento para la transformación del país. Si la cultura constituye la fuerza viva, creativa y colectiva de la nación. Si la transformación cultural crítica y creadora es la sustentación esencial de los cambios y procesos que El Salvador debe seguir experimentando en su marcha hacia un futuro próspero. Si la política de Estado para el desarrollo cultural debe contribuir a que la población asuma la cultura como un derecho, como un factor inherente y un pilar fundamental del desarrollo humano. Si todo esto es verdad y está escrito como parte de una oferta electoral, la pregunta es ¿Por qué no se cumple?


Me pregunto ¿Cuándo se cumplirá la medida 480 del Programa de Gobierno para la Profundización de los Cambios donde se plantea “Crear el Ministerio de Cultura de El Salvador como institución rectora de la política de Estado para el desarrollo artístico y cultural”? Si también es línea de acción del Plan Quinquenal “la aprobación de la Ley de Arte y Cultura; la profesionalización de los trabajadores y las trabajadoras de la cultura, así como la fundación del Instituto Superior de las Artes y el Instituto Salvadoreño de Cine” ¿Por qué no se hace?

No fue correcto en 2009 divorciar la cultura de la educación, crear la Secretaría de Cultura adscrita a la presidencia de la República. La educación debe estar al servicio de la cultura, la cultura necesita recurrir a la educación formal como instrumento para consolidar una identidad nacional. La educación y la cultura están estrechamente relacionadas, son inseparables.

También fue equivocado crear primero una instancia administrativa: La Secretaría de Cultura y después promover la aprobación de una ley. Actuar con orden y lógica en términos de política pública supone primero tener una ley donde se establecen objetivos, facultades y atribuciones y después ver cuál es la instancia burocrática que debe surgir a partir de la ley.

En 2007 cuando existía el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (Concultura) se impulsó una consulta nacional, de la que ya nadie se acuerda, que se llamó “Diálogo Nacional por la Cultura”. Las conclusiones de la consulta fueron que “Los salvadoreños se perciben a ellos mismos como trabajadores, honestos, amigables y con amor a la tierra donde nacieron. La identidad nacional se define, en gran medida, con los atributos de ser trabajadores y emprendedores”. Esta es la esencia de la salvadoreñidad que debe promoverse en las futuras generaciones.

Hoy que termina el año es procedente establecer cuáles deben ser las líneas estratégicas 2016. La Cultura debe tener una ley de Arte y Cultura, un Ministerio que tenga la fuerza suficiente que merece la Cultura del país, acompañada por educadores, intelectuales y artistas.

Para sacar adelante El Salvador es indispensable fortalecer los procesos culturales para la convivencia y la reconciliación y apoyar proyectos de interés público que desarrollen procesos artísticos y culturales como el Instituto Superior de las Artes y el Instituto Salvadoreño de Cine. Hay que sacar a la Cultura de la trampa burocrática en que se encuentra: Es una tarea de Todos.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

El poder de los poderes

Los magistrados de la Sala hacen lo que les corresponde por mandato constitucional: conocer y resolv...

MÁS INFORMACIÓN
Realidad Nacional: Agosto 2016

Toca despedir un agitado mes, donde identificar los principales acontecimientos es una cuestión fundamental para caracterizar …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.