Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El terrorismo y sus consecuencias

sábado 5, diciembre 2015 - 12:00 am

El terrorismo destruye vidas, siembra miedo y genera histeria colectiva. Las consecuencias frente a estos actos irracionales son visibles, ahí están los contraataques y la urgente coordinación entre países que se sienten amenazados en sus poblaciones y territorios.

Frente a los actos de terrorismo donde el ejército yihadista ha impuesto la ley de la muerte y el exterminio, se fortalecen posiciones que imponen mecanismos de control que afectan a inocentes, en ocasiones de manera irreversible.

No exagero al afirmar que el mundo civilizado está hoy en guerra contra el terrorismo. Los sanguinarios atentados que han conmocionado a los Estados Unidos, París, Líbano, Rusia y otras partes del mundo, la manera en que fueron planeados y las conexiones de sus organizadores y perpetradores, son motivo de sobra para sustentar esta apreciación.

publicidad

Más aún, justifica una respuesta a la altura del ataque, no solo para castigar a los instigadores y organizadores del llamado Estado Islámico (EI) y Al Nusrah, sino para evitar que hechos similares o aún peores, se repitan a corto plazo.

Claro que la humanidad no puede tolerar este tipo de agresiones; todos los gobiernos medianamente civilizados y todas las personas respetuosas de la vida debemos cerrar filas en su contra, sea mediante la acción, la prevención, la condena o la solidaridad.


Lógicamente, cada acción genera una reacción igual y contrariamente opuesta, y en ese sentido, las fronteras de varios países han aumentado sus restricciones. Algunos líderes políticos han propuesto la construcción de muros legales y políticos, y también muros físicos que impidan el paso a quienes buscan salvar su vida. Para El Salvador esto no es una buena noticia, porque siendo que el propio vecindario está amenazado por terroristas, los efectos se dejarán sentir incluso en nuestras propias fronteras.

El uso indiscriminado y brutal de la violencia ha sido una constante del Estado Islámico desde que surgió como una extensión de Al Qaeda, de la que se separó para adquirir vida propia y ejercer control territorial en amplias zonas de Irak, y ahora Siria. Esto no solo les ha otorgado una base física para planear sus actos libremente; también les provee de capacidad para generar ingresos, sobre todo mediante la extracción y venta de petróleo en el mercado negro. Además, los convierte en un permanente foco de atracción de combatientes fanatizados desde distintas partes del mundo.

Estos factores, en medio del caos prevaleciente en Siria e Irak, han convertido a este grupo en una maquinaria terrorista poderosa, eficaz y amenazante del mundo actual. Sus víctimas más numerosas han sido los propios musulmanes del Oriente Medio y el norte de África, pero su huella se extiende por una geografía cada vez más amplia, con una logística que sorprende por su capacidad de coordinación transnacional.

El fenómeno es tal que adquiere características multidimensionales, si como hemos visto, los atentados se planean en Siria, se organizan en Bélgica y se perpetran en suelo francés, con cómplices también franceses. Esto implica un gran desafío para los países que han sido o pueden ser blanco del terrorismo, y para los que creemos en los valores humanistas; por ello, se debe responder robusta y terminantemente contra las estructuras políticas y militares del EI.

Enfrentar a los terroristas es un desafío mayor que requiere mucho más que voluntad política o la vigilancia de las fronteras. Lo que la historia ha enseñado, es que la exclusión y el miedo no son las respuestas para resolverlo. La tarea por delante es enorme, pero indispensable. La humanidad no puede darse el lujo de estar en jaque constante por el fanatismo inconsecuente.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.