Cerrar [X]

Buenos Días

El toque de queda con el que viven muchos en el país

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 12, septiembre 2018 - 12:00 am

Vivir en territorios controlados por pandillas es una verdadera pesadilla. Todos conocemos a una persona que relata el peligro que significa residir en una colonia o comunidad donde los delincuentes deciden quién entra o no y hasta qué horas entra la gente. No hay policía ni militares ni autoridad civil alguna que pueda ayudarles, están al amparo de las pandillas.

En cualquier colectivo humano de El Salvador, en cualquier empresa, conocemos de gente que padece esta barbarie. Por ejemplo, en este diario hay más de una docena de empleados que tienen que salir más temprano de lo usual para poder llegar “a tiempo” a sus casas para evitarse problemas con los delincuentes que imponen las reglas.
También es un problema para los recorridos nocturnos de transporte, no solo aquí en el diario, sino en cualquier empresa. Pandilleros fuertemente armados han amenazado y amedrentado a motoristas de transporte de empresas sin que nada se pueda hacer al respecto.

En el fondo lo que hay son amplias zonas poblacionales, un extenso número de ciudadanos que viven en áreas que sufren un toque de queda de pandillas, un Estado de Sitio impuesto por los delincuentes y no por el Estado mismo. Trágico porque mientras los órganos de Estado discuten los medios legales para combatir la criminalidad, los criminales imponen su voluntad sin ninguna medida. Controlan los territorios a su antojo.

publicidad

Este es un asunto que se ha venido hablando por casi una década y no se ha tratado con la urgencia debida. Mientras no se controlen territorios, difícilmente habrá paz y seguridad.

Hay que enfocarse y concentrar esfuerzos para ayudar a tanta gente que necesita paz en sus vecindarios, el derecho a la libre movilidad y a la convivencia social sin necesidad de pagar por entrar o salir de sus colonias.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.