Cerrar [X]

Editorial & Opinion

El TPS y los migrantes

Dr. Mauricio E. Colorado / Abogado

lunes 15, enero 2018 - 12:00 am

El año 2018 ha comenzado con decisiones muy importantes para las relaciones entre Estados Unidos y El Salvador. Una de ellas es la finalización del programa temporal de ayuda para 190,000 salvadoreños amparados por el TPS y que muestra el cambio de política del gran país del norte en relación con los cientos de connacionales que día a día buscan en aquella nación refugio tranquilo, por las diversas razones que se viven en nuestro país.

De hecho, el TPS es un programa temporal que daba cobertura legal a quienes se anotaban voluntariamente en dicho plan y con ello lograban un estatus migratorio que los protegía ante las autoridades estadounidenses de ser deportados hacia nuestro país. Tenemos que reconocer que el TPS nació como una forma de ayudar a ciudadanos salvadoreños que, por una u otra razón, viajaron a aquel país que les ofrecía refugio. Ese programa no nació como obligación del Gobierno del norte, ni como exigencia del Gobierno salvadoreño. Es, repetimos, un acto unilateral voluntario de los EE.UU. y por ello en cualquier momento lo pueden cancelar.

Actualmente el gobernante de aquella nación, con sus ideas nacionalistas, se ha propuesto “limpiar” de extranjeros su país, especialmente de aquellos que residen ilegalmente en ese territorio. Pero debe tenerse en cuenta que en este mundo todo pasa. Mr. Trump en su campaña de repatriar a los ilegales no ha dudado en proponer un dudoso programa de construir un muro inmenso en toda su frontera sur, para –según él- detener el ingreso de mexicanos y asiáticos por lugares no habilitados para ingresar.

publicidad

Aparte del tema del TPS, que refiere a 190,000 salvadoreños, nuestro país tiene residiendo en EE.UU., a mas de tres millones de ciudadanos, o sea que el TPS es en realidad muy reducido comparándolo con el número real de personas que han migrado a aquel país. Pero –como es frecuente en nuestro país- los políticos han hecho de la noticia de la finalización del TPS un motivo político que hay que explotar, especialmente en la presente época eleccionaria.

Es así como voceros del gobierno señalan como un triunfo del actual gobierno “haber conseguido” una prórroga de año y medio para los beneficiados del programa, ¿y qué hay para los restantes de los tres millones? Otro de los efectos que todo el mundo ha notado es el retroceso en la tradicional política del partido oficial en el sentido que ahora niegan toda intervención en sus consuetudinarias actividades, al negar responsabilidades en frases como “Yankee go home” o en la quema de banderas de aquel país, para no poner en riesgo la “amistad” con el gobierno del norte.


También hemos visto que muchos simpatizantes del FMLN que ya residen en los Estados Unidos mandan mensajes y fotografías en apoyo del partido que con sus avisos desea que los EE.UU. se regresen a su país, validando la paradoja que se produce cuando se les manda de regreso a su país, pero el salvadoreño que ya reside allá, no se regresa a su país. Y la otra gran pregunta que surge ante la actual coyuntura es ¿por qué razón los migrantes nacionales en Estados Unidos no viajan a los paraísos que pintan como Cuba, Venezuela, Bolivia y demás países socialistas?

De hecho, la verdad es que la migración de salvadoreños a Estados Unidos produce efectos favorables a ambos países, porque la mano de obra de nuestro país le suple la mano de obra agrícola de los enormes campos de aquel gran país, y a cambio, El Salvador recibe dólares que ayudan a mantener la economía del país. En el presente momento hemos presenciado cómo los grandes líderes de la izquierda tradicional tratan de desmentir su ideología tradicional, negando sus consabidas estrategias, a manera que el “imperialismo” por tanto tiempo combatido, sea mas benévolo, pese a las metidas de pata. Cuando los tres millones reinicien su regreso, voluntario o forzoso no valdrá decir “culpa de los 20 años de Arena. Qué diría Shafick de la acomodaticia actitud de la dirigencia actual. Indudablemente sí hay un cambio notorio, pero en reversa.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.