Cerrar [X]

Buenos Días

El TSE debería aprender de Honduras

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

jueves 30, noviembre 2017 - 12:00 am

Los retrasos en la divulgación de resultados en las elecciones presidenciales de Honduras han causado una enorme tensión política en el vecino país y las insinuaciones de que se está fraguando un fraude electoral para favorecer la reelección del presidente Juan Orlando Hernández.

Es probable que así como va el conteo de votos, Hernández pueda ganar legítimamente las elecciones -ayer la diferencia era de menos del 1% cuando falta como el 20 % por contar- pero el retraso en el resultado, divulgado a paso de tortuga, despierta suspicacias y sospechas sobre todo con una oposición izquierdista acostumbrada a hacer relajo y que dirige el expresidente Mel Zelaya.

Esos retrasos dejan una sombra de duda como ya sucedió aquí en el 2015. No es morbo, como dijo el presidente del TSE salvadoreño, Julio Olivo. La población tiene derecho a conocer los resultados en el menor plazo posible para su tranquilidad y para la definición política de su futuro. Es la obligación de la institución electoral crear las condiciones para que los resultados sean transparentes, reales, eficaces y rápidos.

publicidad

No se puede jugar con la voluntad popular y los magistrados electorales deben tomar conciencia de lo que está en juego, especialmente cuando tienen un vergonzoso antecedente como el de 2015, cuando fueron incapaces de organizar una adecuada transmisión de datos y además, pasaron la vergüenza de un recuento de votos donde 20 mil marcas no habían sido contabilizadas.

¿Qué creen que pudo pensar la ciudadanía con eso? Que hubo chanchullo o por lo menos mala fe. Si el TSE y especialmente el señor Olivo no entiende que tiene que organizar elecciones eficientes y absolutamente transparentes -desde ahora con los contratos- entonces tendremos elecciones bajo la misma sospecha y duda que Honduras.





RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.