Cerrar [X]

Editorial

El TSE necesita imparcialidad y ecuanimidad

Alvaro Cruz

Miércoles 13, Septiembre 2017 - 12:00 am

El Tribunal Supremo Electoral sigue siendo una nebulosa que genera dudas e interrogantes. A estas alturas no se tiene claro cómo ni quién procesará el conteo de votos y tampoco se ve clara la organización para la participación ciudadana en las Juntas Receptoras de Votos.

La preocupación principal es si los magistrados del Tribunal Supremo Electoral tienen la capacidad y la voluntad de corregir todos los entuertos de la elección de 2015 que fueron de su total responsabilidad. Es fácil culpar a otros hoy, pero ellos fueron quiénes decidieron sobre aquellos penosos eventos.

Preocupa que el presidente del TSE, Julio Olivo, lejos de explicar a la población cómo van a aplicar las normas establecidas por la Sala de lo Constitucional, se dedique a criticar al máximo tribunal del país. Más allá de con qué mano quiere cantar el himno nacional, el presidente del tribunal debe entender que solo tiene como opción cumplir la ley y las sentencias de la Sala de lo Constitucional y no dejar que sus opiniones personales o su inclinación ideológica afecten su criterio como juez en los próximos eventos electorales.

publicidad

El Tribunal Supremo Electoral debe mostrar imparcialidad y ecuanimidad a la hora de organizar elecciones y contar los votos.  Respetar la voluntad popular es la base de la democracia y cualquier torcedura, puede ser fatal para nuestra estabilidad e institucionalidad.



RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.