Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Elecciones al estilo Honduras

Carlos Alvarenga Arias / Abogado y MAE

miércoles 31, enero 2018 - 12:00 am

Esa frase la acuñó un estadounidense, un político, alguien que sabía que en Honduras las elecciones son una historia de terror en la cual los cuentos del maestro de maestros, Edgar Allan Poe, quedan chicos, pues los mecanismos y acciones para hacer ganar a un candidato eran de miedo.

Hay varios libros sinceros, honestos sin censura que hablan de lo que este hermoso pueblo (y en realidad es hermoso), ha sufrido en sus procesos electorales, en las que incluso se han corrido ríos de sangre.

Las elecciones en Honduras siempre siempre habían sido un motivo para guerras. Un articulista de un rotativo local, César Quintanilla, sacó un listado de cuántas guerras intestinas sufrió el país antes de la llegada al poder del dictador, Tiburcio Carías Andino, en 1933. En total, durante un siglo se dieron 35 guerras relacionadas a la toma del poder, a elecciones viciadas, a conflictos electorales. Este pobre país, como la mayoría de países en Latinoamérica, sufrieron más en un siglo después de la Colonia que durante ella que duró más de tres siglos…y luego las dictaduras militares ordenadas, coordinadas y patrocinadas desde Washington haciendo realidad la frase de “América para los americanos” (léase norteamericanos).

publicidad

Una ola de dictaduras que coincidieron en sus inicios casi todas en la década de los 30 y que se desbarataron con llegada del demócrata, Jimmy Carter, a la Casa Blanca (aunque ya venían siendo irritantes e insostenibles desde John F. Kennedy).

Las elecciones pasadas en noviembre 2017, fueron un tipo de votaciones muy a lo hondureño. El Partido nacional, en el poder, no esperaba encontrarse en un escenario tan difícil, y cuando se dieron cuenta, la Alianza de oposición contra la dictadura, les estaba ganando cuando ya iban contabilizadas el 53% de las actas. De allí todo fue una cadena de sucesos que dejaron en el ambiente una sensación a fraude que mantiene a la gente en las calles quemando llantas, manchando paredes, obstaculizando el tránsito de vehículos, furgones con mercadería, quemando negocios, altercados entre manifestantes y policías antimotines, y se contabilizan cerca de 40 muertes que habrá que ver si están relacionadas a abuso de poder o uso excesivo de la fuerza.


Ya Manuel “Mel” Zelaya Rosales, presidente del 2006 al 2009, coqueteó con la reelección, y quiso promoverla con un inventado y halado de los cabellos plebiscito poniendo una cuarta urna en las elecciones generales del 2009, en la que se pedía opinaran sobre un nueva constitución. Una cuarta urna sacada de la manga de su camisa, porque no era el procedimiento legal y porque para ello robó millones de lempiras del erario público, para promoverla, obligando a ministros y empleados a desplazarse por todo el país para venderla como algo legítimo, a lo que hay que sumar los 100 millones de dólares que le dio Hugo Chávez, dinero de los cuales salieron muchas personas millonarias.

Juan Orlando Hernández, fue más sagaz y ha logrado reelegirse, algo que “estaba” prohibido por la Constitución.

Este proceso ágil, astuto, frío, calculado es materia para otro artículo, un proceso tan bien llevado a cabo que si no fuera tan descarados sería para aplaudirlo con euforia, pero para adelantar algo, desde que quedó como presidente del Congreso Nacional, al iniciar su mandado el expresidente, Porfirio “Pepe” Lobo Sosa, quien se dedicó en cuerpo y alma a recuperar las relaciones diplomáticas con los países que las cortaron después del golpe de Estado, Juan Orlando Hernández, realmente fue el que mandó tras bambalinas, dejando una Sala de lo Constitucional ad hoc para sus futuras pretensiones, poniendo de fiscal general a un abogado que fue el único que “se portó bien”, en la Sala de lo Constitucional y lo premió mandándolo al ente investigado. Igualmente dejó una Policía Nacional y las Fuerzas Armadas con las personas idóneas y, finalmente, los lacayos de siempre, el Tribunal Superior de Cuentas y el Tribunal Supremo Electoral, listos para recibir órdenes.

Todo quedó perfectamente amarrado para lo que ahora observamos asombrados este pasado sábado 27 de enero: la toma de posesión de un segundo mandato.

Da para seguir escribiendo pero me quedo acá para la próxima entrega.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.