Cerrar [X]

Editorial & Opinion

Elecciones, grupo de poder económico y control del Estado

miércoles 25, febrero 2015 - 10:00 pm

Muy a propósito de que vamos nuevamente a elecciones, es necesario tener absoluta claridad sobre lo que pasa en la estructura socioeconómica para entender las “jugadas” político-electorales. No hay duda que lo que está planteado es la lucha entre tres grupos de poder económico (aunque en el medio existan más) por el control del Estado, esto es por el poder político que sólo el Estado tiene y ejerce.

El primero de ellos es el grupo económico que históricamente usufructuó e hizo un uso patrimonialista del Estado en su beneficio, llegándose a convertir en la clase política hegemónica del país. A ésta se le suele llamar “oligarquía criolla capitalista”. Este grupo tuvo históricamente la capacidad de controlar la clase política y ponerla al servicio de sus intereses, y a partir de ahí lograr el control absoluto de las instituciones públicas, convirtiendo nuestro sistema político en una democracia formal pero no real. Fueron los que inauguraron ni más ni menos que la “partidocracia”, haciendo “bloque” con un par de partidos “visagra”. Este grupo “hegemónico” retuvo el poder político completo en algún momento, y al final de este período hegemónico estableció una alianza con un sector empresarial minoritario (en aquél momento) compuesto de nuevos empresarios de rango medio emergentes, más por los síntomas de desgaste del modelo liberalizador aplicado y ante la probabilidad de una derrota electoral frente a la principal fuerza de oposición del momento, que por coincidencias de intereses económicos. Hoy este primer grupo económico de poder histórico se presenta sólo a intentar recuperar el control legislativo, con el sueño trasnochado de “recomponer” aquél “bloque” de derecha legislativa. ¿Nuevo proyecto político? No lo creo, a lo mucho algunas nuevas caras.

El segundo grupo de poder económico llegó al ejecutivo en la última de las administraciones de ARENA, y utilizó para sí de igual forma el aparato de Estado para favorecer sus intereses económicos (incluida la del control de las instituciones públicas), logrando crecer exponencialmente, aunque a fuerza de sinceridad hay que decir que no lograron el tamaño y poder del primer grupo hegemónico oligárquico. Luego vino la expulsión y el rompimiento con ARENA, fundaron su “instrumento partidario” propio, y hoy se presentan a las elecciones, aliados con el que otrora fuera el adversario político (aplicando aquél dicho que el enemigo de enemigo es mi amigo) ¿Proyecto político nuevo? Ninguno, está claro a tal punto, que uno de sus representantes más emblemáticos señaló que para ellos “la ideología no es importante, pues la gente no come de eso”. No se puede comentar más.

publicidad

Un tercer grupo económico emergente (que ha establecido “alianzas” legislativas con el segundo, más por conveniencias que por ideologías), es precisamente el constituido por aquellos que, irónicamente en el pasado lucharon en forma ideológica, política y hasta armada, para lograr cambiar la superestructura controlada por el grupo hegemónico económico que mantenía el status quo de inequidad y exclusión social. Ahora, este tercer grupo se encuentra inmerso en una buena cantidad de “inversiones” y “negocios”, que van desde el de los combustibles hasta el de las medicinas, las agrícolas y hasta las financieras.

Ninguno de los grupos descritos presentan un nuevo proyecto político para el país, a lo mucho algunas caras nuevas, pero ello no implica proyecto político nuevo. Unos buscan la exclusiva conveniencia de regresar al poder y seguir usufructuando el Estado, bajo la figura de una especie de “derecha popular” (para diferenciarse y separarse de la Derecha histórica de corte oligárquica), aunque con una base teórica ideológica bastante pobre, fácilmente reducible a una especie de mercantilismo disfrazado de “capitalismo social” o “sociocapitalismo” (con la complejidad explicativa que tal figura plantea). Otro grupo de poder económico de corte “histórico-oligárquico”, plantea la forma de volver a hacerse con el control del Estado y restablecer el “status quo” perdido, y sin dudas para poder impedir el crecimiento de los otros dos grupos económicos hasta donde les sea posible, a partir del control de las Instituciones Públicas, como bien lo aprendieron a hacer. Y el tercero de ellos, ahora de actividad capitalista (bajo la bandera de la lucha histórica reivindicativa), lograr continuar controlando instituciones del Estado, para privilegiar sus intereses partidarios, que ahora es claro están ligados en buena medida a sus actividades capitalistas.


Esto es lo que realmente ocurre en la estructura socioeconómica en relación al Estado, en el presente contexto electoral. Hay que estar claro que no se plantea ABSOLUTAMENTE ningún proyecto político nuevo de parte de estos grupos de poder económico; no obstante, veremos el próximo domingo algunas “nuevas caras”, pero eso no representa nada. Con esa claridad en mente hay que ir a votar, aunque tengo mis dudas que a elegir.

 




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN



Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.