Cerrar [X]

Deportes

Entre la arena y el césped pesó más el amor a la Azul

miércoles 4, marzo 2015 - 10:28 pm

Herbert Ramos eligió a la selección de playa. /DEM

Herbert Ramos eligió a la selección de playa. /DEM

Entrenaba dos días con la selección nacional de fútbol playa y tres con Luis Ángel Firpo. Trabajaba los lunes con el cuadro pampero, los martes y miércoles se los dedicaba a la playera y los jueves regresaba nuevamente a entrenar con su equipo que se preparaba para el partido del fin de semana en la Segunda División. Recorría trayectos extenuantes en autobús para cumplir con sus dos responsabilidades. Apenas descansaba los sábados, pero si tocaba partido no le daba aguas a su cuerpo. Esta es la historia de Herbert Ramos, el guardameta que estuvo a punto de renunciar a la azul y blanco, mas ese vínculo con los colores no lo permitiría.

Todo comenzó a raíz de un fuerte golpe en un choque con su compañero de selección, Elías Ramírez, el cual le dejó tres fracturas en el pómulo izquierdo. El médico le dijo que tenía que dejar de jugar por dos meses. Ahí comenzó a cruzársele en la cabeza que debía abandonar la selección, decisión influenciada también porque ya llevaba dos años trabajando fuerte y no veía reconocimiento económico, como lo tenían sus demás compañeros.

publicidad

Al portero se le presentó la oportunidad de vestir los colores de Firpo en el Apertura 2014 y aceptó el reto, había crecido jugando fútbol once; pero los problemas para el jugador vinieron cuando el DT de la playera, Rudis Gallo, decide convocarlo de nuevo a la selección.

Exigirle el máximo a su cuerpo sobre el césped y la arena, viajando largos tramos, le provocó una baja de potasio y una deshidratación con principios de insuficiencia renal, en octubre del año pasado.


“En eso que estaba entrenando con los dos, me enfermé, me estaba deshidratando y aparte que me dio la chicunguña, estuve bien mal, casi un mes. Me estaba dañando los riñones y por la deshidratación tenía bien frágiles los músculos, no podía caminar, pasé una semana que no podía hablar de lo mal que estaba”, explicó.

Entonces, le dijeron que tenía que tomar una decisión. Elegir entre el césped o la arena. Ahí pesó más el vínculo con la Azul. “Al estar ahí en el hospital y viendo que en Firpo pocos iban a visitarme, solo tres o cuatro compañeros, y que a la directiva como que no le importó el caso, decidí mejor quedarme con la selección que es mi segunda familia. Me siento bien estando acá y no me arrepiento de la decisión que tomé”, aseguró.

Regresó, un mes después pasó a formar parte del grupo que recibe estímulo económico por parte del Gobierno, y ahora está a tres semanas de vivir la fiesta más grande de fútbol playa que ha albergado El Salvador, el Premundial, donde se buscará el quinto boleto a un Mundial.




RECOMENDACIÓN DE LA REDACCIÓN

Firpo, Alianza y Legend’s acarician las semifinales en la Liga Femenina

Luis Ángel Firpo, Alianza Woman y el bicampeón A.D. Legend´s saborean las semifinales del torneo Apertura …

MÁS INFORMACIÓN
El Alianza-FAS triplicó en asistencia al “clásico nacional”

Una vez más, el choque entre albos y tigrillos volvió a superar por mucho en asistencia …

MÁS INFORMACIÓN


Opine y Comente

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras,
de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.